18 de diciembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 13:10
Conocimiento > Formación

"No contemplo que en el futuro se pueda estudiar Medicina a distancia"

Juan Antonio Gimeno, profesor de la UNED, pone luz sobre el futuro dela formación sanitaria a distancia

Juan Antonio Gimeno, profesor de la UNED, en un momento de la entrevista.
"No contemplo que en el futuro se pueda estudiar Medicina a distancia"
Jesús Arroyo
Joana Huertas
Jueves, 07 de diciembre de 2017, a las 17:00
La formación a distancia ha evolucionado en la última década a pasos a agigantados. Ese desarrollo lo ha vivido en primera persona Juan Antonio Gimeno, exrector de la UNED durante dos etapas académicas y actual profesor de la misma institución, que ha experimentado como el modelo académico no tiene nada que ver con el de hace unos años, gracias a la revolución tecnológica. Este desarrollo ha traído consigo nuevos campos que intentan perfeccionar diferentes materias como la Sanidad, y especialmente en el área de la de gestión hospitalaria. En cambio, aunque actualmente se puede estudiar casi cualquier grado a distancia, la Medicina parece resistirse a estos avances.  

Teniendo en cuenta su extensa experiencia en la formación a distancia, ¿Qué ventajas tendría para un profesional sanitario formarse a través de la UNED?

Para el personal sanitario la UNED es un buen lugar para mejorar en sus estudios. Primero porque es la Universidad más importante de España. Lo es por número de estudiantes y porque es la más social, la más moderna tecnológicamente y la que más permite compatibilizar el estudio con cualquier otro tema. Para el personal sanitario además es que todo de lo que ofrecemos en este ámbito de formación, lo hacemos a través del Instituto de Salud Carlos III Escuela Nacional de Sanidad.

Juan Antonio Gimeno detalla que cursos a distancia se centran en la sanidad. 

Supongo que la unión de esas dos instituciones le da aún más peso a la formación a distancia.

Efectivamente, son dos instituciones de máximo prestigio que están presentes en todo el territorio español, incluso más allá de las fronteras. Esto significa que se puede estudiar desde cualquier lugar y  al mismo tiempo viene con ese doble aval que es contar con los mejores profesionales, tanto en la Escuela Nacional de Sanidad como la UNED. Por ello, se incorporan personas de cualquier ámbito buscando siempre a los mejores profesionales en aquello que hacemos.

¿Cómo puede compatibilizar el personal sanitario la tarea formativa que ofrece la UNED?

La UNED permite sobre todo una máxima flexibilidad. El nivel de exigencia es igual, e incluso a veces mayor que un estudio presencial serio. La ventaja está en que cada uno, según sus horarios, disponibilidades, posibilidades, se reserva un tiempo para estudiar, para preparar el temario y siempre con el acompañamiento de un tutor. Ahora las redes y los ordenadores dan muchas facilidades, tanto para consultar material de estudio como relacionarse con otros compañeros. Pero es fundamental esa autoexigencia de ponerse un horario, de fijarse un tiempo. Este modelo de formación está diseñado para que sea compatible con las obligaciones laborales, familiares, etc. Lo que sí es cierto es que cada cual tiene que medir sus fuerzas. En algunas ocasiones pasa que en determinados grados un estudiante se matrícula de muchísimas asignaturas y dice: ¡si es imposible! Si estás trabajando y además eres responsable de menores, hay que priorizar y saber cuánto abarcar.

¿Qué perfil sanitario se puede beneficiar más de la educación a distancia?

La educación a distancia en sí misma es un instrumento potentísimo que sirve para cualquier persona, profesión, dedicación, y dentro del profesional sanitario también. En la UNED, hablamos sobre todo de estudios universitarios que van dirigidos a aquellas personas que van a seguir formándose o van a hacer postgrados, en cualquier ámbito, porque tenemos la psicología, el derecho con todos los temas de bioética, e incluso, temas de ingeniería, de física y química. Todos esos pueden estar ligados a la sanidad.

¿Podría poner algún ejemplo?

El que más conozco y en el que más venimos trabajando con la Escuela Nacional de Sanidad es el de Gestión clínica, gestión directiva, gestión económica, en el cual empezamos primero con formación no reglada, que seguimos dando. Llevamos ya 20 años de colaboración. El éxito del tema nos llevó a plantear la creación de un Máster Oficial regulado dentro del Espacio Europeo de Educación Superior con contenidos parecidos pero con la ventaja de que posibilita para realizar el doctorado si se desea, con un carácter más oficial. Y bueno, el éxito de este Máster Oficial es tal que desgraciadamente tenemos que dejar fuera siempre a el orden de 300, 400 peticiones que no nos caben porque el Máster exige un seguimiento importante.

¿Qué beneficios aporta este máster para el profesional sanitario?

Juan Antonio Gimeno en un momento de la entrevista. 


El Máster Oficial de Administración Sanitaria aporta temas más de dirección de equipos, de programación, de planificación y de terminología. Muchos médicos dicen: "Es que vienen los directores y nos lían con un vocabulario presupuestario que no entendemos". La verdad es que está siendo muy valorado, por eso el programa no oficial, título propio, tiene más posibilidades de entrada porque ahí sí que admitimos prácticamente a todo el que lo solicita. Varios exalumnos nos han hablado de que este máster ha sido decisivo para conseguir una jefatura de servicio y progresar.

Precisamente, con la aparición de estos grados sanitarios se habla de un nuevo campo de trabajo para los sanitarios. ¿Existen en la UNED otras titulaciones sanitarias que se puedan destacar?

Dentro del área de la salud hay una importante formación, por ejemplo en el campo de nutrición, la psicología, que está considerada en una buena parte como área de salud.  Pero como decíamos antes, hay muchos temas de bioética, por ejemplo, en la UNED tenemos personas expertas en ese campo. Es decir, existe mucha titulación. Hoy por hoy, el grado en medicina no consta de formación directa. Están prácticamente todas las áreas y justo ese grado, no existe.

Precisamente le quería preguntar sobre esa cuestión, ¿cree usted que en el futuro se podrá estudiar Medicina en la UNED?

Las tecnologías avanzan a tal velocidad que habría que decir que es posible que sí. Tal y como lo veo hoy veo que la UNED podría impartir una enseñanza a distancia aplicada en los primeros años formativos, que son materias generales y que ya se están dando de hecho. Es obvio que hoy se hacen operaciones a través de Internet, por lo tanto digamos que se podría aprender técnicas concretas o experiencias determinadas relacionadas con la Medicina. Sin embargo, yo pienso que la enseñanza a distancia es muy buena para unas cosas pero no es la óptima para otras. La formación sanitaria básica de hospital es fundamental por la necesidad de estar presente.

Varios científicos y médicos hablan que en el futuro exitirán doctores robotizados.

La relación directa con el paciente, el escucharle, el verle, el denominado ojo clínico, es esencial. Todo ese tipo de cosas creo que sólo se puede aprender presencialmente. La visión clásica de aprender medicina era la del aprendiz que iba acompañando al doctor, pues eso es insustituible o deseablemente debería seguir siendo insustituible. Por todo ello, no contemplo que en el futuro se pueda estudiar Medicina a distancia. Al igual que no creo que un robot sustituya al ojo clínico de un buen médico.

¿Cómo ha evolucionado la forma de estudiar a distancia?

La evolución ha sido espectacular. Ahora se cumplen ocho siglos de la creación de la Universidad de Salamanca, pues si a Fray Luis de León le pusieran en un aula de una Universidad presencial podría dar su clase perfectamente y no se sentiría raro. Es decir, en ocho siglos apenas ha cambiado la universidad presencial y está empezando a cambiar por influencia de la UNED. En sólo 40 años hemos cambiado increíblemente porque al principio eran materiales didácticos, luego se empezó a apoyarse con cassettes, ahora lo cuentas y los jóvenes dicen: "¿casse... qué?" O cintas magnetofónicas. Luego empezó el apoyo a la radio y posteriormente llegó la televisión, los CDs y claro ya la llegada de Internet fue el cambio revolucionario, eso ha significado alterar sustancialmente la forma de acompañar al estudiante, en todo proceso de aprendizaje, pero sobre todo en la UNED.

Juan Antonio Gimeno. 

¿Esa revolución como la ha recibido el estudiante?

El estudiante es el protagonista, lo que hacemos los profesores es acompañarlo y apoyarlo. Entonces la ventaja que tienen ahora las tecnologías es que el acompañamiento es muy potente tanto sincrónica como asincrónicamente. En el futuro, las fronteras van a ser más difusas, es decir, en el fondo el 'Blended learning', el aprendizaje mezclando instrumentos va a ser la regla general en la que ventaja de quienes como la UNED llevan más tiempo trabajando pues significa que vamos un poquito por delante, pero se está trabajando muy bien ya en casi todas las universidades españolas.

Le planteo ese mismo ejercicio pero a la inversa. ¿Cómo cree que evolucionará la formación a distancia dentro de 10 años?

Pues la verdad es que resulta muy difícil predecir el futuro, siempre lo es. Además, sigo usando la expresión 'nuevas tecnologías' y algunos me dicen:" ¡cómo que nuevas si llevan muchos años!" Y digo: "perdona, es que las que hemos invertido hace 4 años ya se nos han quedado obsoletas". Por lo tanto, es muy difícil. Creo que sobre todo vamos a ganar en flexibilidad, es decir, los planes de estudio rígidos van a ir perdiendo importancia y q cada vez más, cada persona va a ir buscando aquí y allá, aquello que necesita.

¿Por qué ese cambio?

Porque los conocimientos están en la red, están a golpe de clic, entonces lo que necesita uno para formarse es en el esqueleto de aquello a lo que quiere dedicarse, en sentido crítico para saber separar lo bueno de lo malo de lo que sirve y lo que no sirve, lo que es serio y lo que no es serio, y en ese sentido también saber elegir dónde. Desgraciadamente uno de los problemas que está habiendo con la enseñanza ahora virtual es que hay auténticos timos, que realmente se pagan, no se recibe formación y parece como si uno pagando obtuviera ya la titulación correspondiente.

Es decir, vamos hacia una educación más flexible.

El camino va a ir por ahí, es decir, vamos a tener la formación en el bolsillo. Vamos a desprendernos de programas de contenidos, tales como el aprendizaje de memoria de los reyes godos, los ríos de España de memoria, que no está mal trabajar la memoria, que conste, pero tendríamos que estimular lo que siempre debe hacer la universidad, el espíritu crítico, la capacidad de analizar, de poner en cuestión aquello que me están contando y que desgraciadamente echamos tanto de menos en nuestra sociedad.