Farmacia aconseja cómo prevenir la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo

El Consejo General de Colegios Farmacéuticos recuerda que no existe vacuna ni tratamiento específico

Farmacia aconseja cómo prevenir la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo
jue 20 agosto 2020. 18.40H
El pasado día 11 de agosto una persona falleció a causa de un cuadro de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC) tras la picadura de una garrapata, según los análisis del Instituto de Salud Carlos III. Desde el Consejo General de Colegios Farmacéuticos, este paciente ha sido el segundo caso de FHCC notificado este verano sólo en la provincia de Salamanca, y que se unen a dos casos anteriores notificados en 2016 en la Comunidad de Madrid.

Por este motivo, desde la organización farmacéutica quieren dar luz a las características de esta infección y las consecuencias que tiene para la salud. La FHCC es una infección viral ocasionada por un virus perteneciente a la familia Bunyaviridae, del género Nairovirus. Este virus se encuentra en determinadas especies de garrapatas (especialmente del género Hyalomma) y en el ganado del cual se alimentan.

La transmisión al ser humano se produce como consecuencia de la picadura de la garrapata, o bien por contacto directo con sangre o tejidos de animales infectados. Posteriormente puede producirse contagio entre humanos, por contacto con fluidos o secreciones del paciente.

Síntomas de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo


Tras un periodo de incubación de 1-3 días de media tras la picadura, aparecen síntomas como fiebre, cefalea, dolor muscular, mareo, dolor cervical o lumbar, náuseas o vómitos.

Al cabo de 4-5 días se produce una fase con hemorragias (nariz, encías, intestinal, en orina), en ocasiones complicada hepatitis. Posteriormente el paciente se recupera, con un periodo de convalecencia de 10-20 días. La tasa de letalidad está comprendida entre el 5 por ciento y el 40 por ciento.

Advertencias y medidas para prevenir la FHCC


Dede el CGGF recuerdan que la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo no dispone actualmente de vacuna ni existe un tratamiento específico, está limitado a los síntomas. Por este motivo, la medida más eficaz es prevenir las picaduras de garrapata cuando caminemos en zonas donde puedan estar presente, por ejemplo en pastizales o donde haya vegetación.

Así, se recomienda seguir las siguientes medidas:
  • Evitar pasear o sentarse en zonas de vegetación densa.
  • Usar ropa protectora (pantalones largos, con las perneras por dentro del calcetín, botas y camiseta de manga larga) cuando caminemos por estas zonas. La ropa clara facilita la identificación de las garrapatas.
  • Al volver a casa, revisar la piel, el cabello y la ropa con cuidado. Examinar igualmente a los animales de compañía.
  • No retirar la garrapata manualmente. Tirar de la garrapata con unas pinzas, sin retorcer. En caso de síntomas tras una picadura, consultar con el médico.
  • Existen productos farmacéuticos con actividad repelente de garrapatas, que pueden ser útiles para prevenir las picaduras. Su uso debe hacerse siguiendo las instrucciones del fabricante. Consultar en la farmacia para mayor información.
  • Se recuerda una vez más que los antibióticos no son eficaces para el tratamiento de infecciones virales, y su uso inadecuado puede favorecer resistencias antimicrobianas.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.