Especialistas en Farmacia Hospitalaria enfatizan el valor de los datos ante la toma de decisiones

Veinte millones de historias clínicas descubren los riesgos de los fármacos
María Dolores Montero, María del Mar Galindo, Esther Chamorro y Gabriel Mercadal.


09 oct 2022. 17.00H
SE LEE EN 4 minutos
Identificar y cuantificar los riesgos potenciales de los medicamentos se ha constituido como una parte más del trabajo de los profesionales de Farmacia Hospitalaria, que para ello tienen a su disposición bases de datos de ámbito nacional con información relativa al impacto de los fármacos en pacientes y sus posibles efectos adversos. Bajo esta premisa surgió Bifap, una herramienta desarrollada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) que dispone en la actualidad de más de 20 millones de historias clínicas preparadas para su uso en labores de investigación. Según María Dolores Montero, jefa de la División de Farmacoepidemiología de la Aemps, a través de este instrumento se han conseguido avances en materias “tan relevantes como las vacunas contra el covid”.

Debate completo sobre el valor de los datos en la toma de decisiones sanitarias.

La propia Montero ha protagonizado, junto a Esther Chamorro, responsable del proyecto Higea-Resmic del Hospital Gregorio Marañón; y Gabriel Mercadal, especialista del Servicio de Farmacia Hospitalaria del Mateu Orfila, la mesa sobre la influencia de los datos en la toma de decisiones farmacéuticas que se ha celebrado en el marco del VIII Encuentro Global de Farmacia Hospitalaria de Redacción Médica. Un evento que ha contado con el auspicio de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) y la colaboración de Alexion, Boehringer Ingelheim, Gilead y MSD.

Durante su intervención, Montero ha puesto en valor el proceso de incorporación gradual de los datos a sistemas como Bifap, que actualmente dispone de 20 millones de historias clínicas “normalizadas y preparadas para su uso en investigación” procedente de una decena de comunidades autónomas. Gracias a esta información pública, el Sistema Nacional de Salud ha logrado detectar a lo largo del último año el exceso de casos de miocarditis provocados por las vacunas de ARNm, que los antagonistas del SRA no se asocian a una mayor gravedad de la infección por Covid-19 y que existen “riesgos tan relevantes como el Síndrome de Trombosis con Trombocitopenia o SGB con las vacunas adenovirales.

“El objetivo es conocer la magnitud del riesgo y disminuir incertidumbres en la toma de decisiones. Los datos potencian la investigación independiente necesaria para complementar los estudios de los laboratorios titulares”, ha destacado la dirigente de la Aemps, quien ha llamado a todas las comunidades autónomas a sumarse al proyecto. “La puerta está abierta”, ha apuntado.

Esther Chamorro, responsable del proyecto Higea-Resmic del Hospital Gregorio Marañón.


María Dolores Montero, jefa de la División de Farmacoepidemiología de la Aemps.


Obstáculos del "universo de datos" sanitario


La propia Montero ha asumido los “obstáculos” que todavía merman la investigación basada en datos, que pasan por la falta de integración con los sistemas de salud, la brecha digital. No obstante, Gabriel Mercadal ha destacado que este tipo de bases de datos constituyen una garantía cuando no se puede disponer de ensayos clínicos ya sea por falta de tiempo o de financiación.

“Con estas herramientas tenemos un universo de datos, el gran reto es que seamos capaces de integrarlos”, ha enfatizado.

Gabriel Mercadal, especialista del Servicio de Farmacia Hospitalaria del Mateu Orfila.


Mercadal ha puesto en valor otro tipo de herramientas paralelas a Bifap como la comunidad ‘Naveta’, con la que los profesionales sanitarios promueven e impulsan el uso de porotocolos de atención orientadas “a una medicina basada en el valor”. Por su parte, Chamorro ha destacado proyectos como el que abandera su equipo en el Hospital Gregorio Marañón, el Higea-Resmic, orientado a crear sistemas de diagnóstico precoz, digitalizar la gestión clínica del día a día y promover herramientas de salud móvil para facilitar el acceso de los pacientes información sobre el estado de su salud a tiempo real.

“Para desarrollar estas herramientas es muy importante que participen los clínicos, pues es necesario que sean de utilidad y permitan mejorar nuestra asistencia. Es importante tener un liderazgo clínico para demostrar el valor real de estos instrumentos”, ha concluido.

María del Mar Galindo, delegada de la SEFH en Murcia y moderadora de la mesa.


Un momento del debate del Encuentro de Redacción Médica.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.