Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Especialidades > Farmacia Hospitalaria

El Gobierno da 62 nuevas claves para evaluar el uso seguro de medicamentos

La segunda versión del cuestionario de autoevaluación tiene en total 256 ítems

María José Otero.
El Gobierno da 62 nuevas claves para evaluar el uso seguro de medicamentos
Marcos Domínguez
Miércoles, 04 de julio de 2018, a las 09:00
Una década ha pasado desde que el Ministerio de Sanidad publicara una herramienta de autoevaluación del uso seguro de los medicamentos en los hospitales. Se trataba de una adaptación del ISMP Medication Safety Self Assesment for Hospitals, registrado por el Institute for Safe Medication Practices (ISMP).

Ahora, se ha actualizado este cuestionario, con 265 ítems de los cuales 62 son nuevos y 78 han cambiado su contenido tras considerar los cambios o mejores acontecidos en estos diez años o, “al disponerse de nuevos documentos o herramientas, se han detallado otras prácticas”.

Lo explica María José Otero, del Instituto para el Uso Seguro de los Medicamentos (IMSP-España) y directora científica de la nueva adaptación. Desde la publicación de la primera versión “se han desarrollado nuevas prácticas y han evolucionado las tecnologías dirigidas a mejorar la seguridad de los medicamentos”.


Nuevas tecnologías en el manejo seguro de medicamentos



La mayoría de los nuevos ítems están relacionados con la implantación de las nuevas tecnologías


La mayoría de los nuevos ítems están relacionados con la implantación de nuevas tecnologías como los sistemas automatizados de dispensación y las bombas de administración inteligentes, “aunque también se han incorporado prácticas relacionadas con la conciliación y la revisión de la adecuación de los tratamientos”, así como con otros aspectos como “la educación a los pacientes o los medicamentos de alto riesgo”.

Otero señala que en los últimos años se ha avanzado en la seguridad de uso de los fármacos. Dos estudios, uno en 2007 (año de la publicación del primer cuestionario) y otro en 2011, ya permitieron comprobar los avances realizados en poco tiempo.


Diferencias en la implantación de prácticas seguras


No obstante, todavía quedan tareas pendientes. Comparados con países de nuestro entorno –sobre todo Estados Unidos, “país de referencia para la Farmacia Hospitalaria española”–, la experta señala grandes diferencias en la implantación de prácticas seguras.

Sobre todo, explica Otero, “en la implantación del código de barras en la administración, la integración de farmacéuticos clínicos en los equipos asistenciales y la preparación centralizada en farmacia de los medicamentos inyectables para dispensarlos listos para su uso”.

Así, el cuestionario pretende “continuar siendo un instrumento de trabajo muy útil para orientar a los profesionales sanitarios y a las instituciones de prácticas seguras de medicamentos, y para dar un nuevo impulso a las iniciativas y programas desarrolladas por los diferentes agentes sanitarios”.