Punto de partida para la atención farmacéutica post-trasplante de médula

Un estudio presentado en el 64 Congreso de la SEFH resalta la ventaja de la integración del farmacéutico en el proceso

Punto de partida para la atención farmacéutica post-trasplante de médula
jue 28 mayo 2020. 16.20H
La adherencia a los tratamientos para evitar las complicaciones comunes posteriores a un trasplante de médula alogénico (THP-ALO) es más que notable, pero puede mejorar y el farmacéutico es una herramienta imprescindible para hacerlo.

Así lo valora un estudio publicado en el último número de la revista Farmacia Hospitalaria, órgano oficial de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH). Una versión en formato póster del trabajo, liderado por Lorena García-Basas, del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario Ramón y Cajal, fue presentada en el último congreso de la sociedad científica.

Los 46 pacientes incluidos en el estudio tuvieron una buena adherencia a los tratamientos (ciclosporina en la mayoría de los casos, aunque también se administró tracolimus/sirolimus y micofenolato), del orden del 80 por ciento o superior.

No obstante, los autores indican que “todavía existe un considerable porcentaje de pacienes que no toman su tratamiento correctamente”. Por tanto, ven necesario “completar la integración clínica del farmacéutico en el TPH-ALO para mejorar el conocimiento de los pacientes acerca de su tratamiento, optimizar la adherencia terapéutica y, con ello, poder mejorar los resultados en salud de esta población”.


Enfermedad injerto contra receptor


La incidencia de la enfermedad injerto contra receptor aguda de los pacientes que mostraron adherencia a la profilaxis fue del 45,9 por ciento. En los no adherentes, esta incidencia aumentó casi 10 punto porcentuales, hasta el 55,6 por ciento.

El estudio fue diseñado conjuntamente por los servicios de Farmacia y de Hematología del hospital, con el fin de establecer un punto de partida para el desarrollo de un programa de atención farmacéutica integral en pacientes trasplantados.

“Dicho programa incluiría no solo la integración del farmacéutico en el equipo”, señala el texto, “sino también las actividades de conciliación farmacológica al ingreso y al alta, el seguimiento de la adherencia y educación sanitaria, tal y como se indica en las últimas recomendaciones de la EMBT” [European Society for Blood and Marrow Transplantation].

Los autores concluyen que estas medidas los orientará “a mejorar la adherencia de los pacientes y con ello los resultados en salud”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.