Farmacia Hospitalaria dedicaba unas 2-3 horas diarias a revisar las respuestas de los pacientes oncológicos del estudio

El piloto de Telea-Farmacia consigue un 44% de adherencia en Oncología
La ausencia de notificaciones impediría la adhesión al seguimiento, por lo que se tendrán que hacer mejoras en la plataforma.


27 dic 2022. 17.30H
SE LEE EN 8 minutos
La pandemia ha puesto de manifiesto la necesidad de la telemedicina. Aunque ya se venía trabajando en ella desde antes, hay que ir más lejos, por lo que se están empezando a hacer pruebas para la telefarmacia. Un ejemplo de asistencia telemática es la plataforma Telea del Servizo Galego de Saúde (Sergas). Por eso, entre octubre y diciembre de 2021 se realizó el seguimiento de 29 pacientes oncológicos por parte de la Unidad de Farmacia Oncológica del Servicio de Farmacia Hospitalaria de Santiago de Compostela a través de Telea-Farmacia. Esta prueba piloto puso de manifiesto que esta puede ser una gran herramienta para el seguimiento de estos pacientes, ya que tuvo una adherencia del 44 por ciento; pero también que todavía hay un margen de mejora, como reflejaron los resultado de la encuesta de satisfacción.

El objetivo principal de este estudio "fue analizar el empleo de la plataforma en pacientes oncológicos en seguimiento desde la consulta oncológica de farmacia, y conocer cuáles son las necesidades, limitaciones y puntos de mejora previamente al uso de manera rutinaria", tal y como indican los investigadores. Para ello, hicieron un seguimiento de estos pacientes durante una media de 10 semanas.

Los pacientes incluidos en el estudio tenían que, por un lado, tomarse la temperatura y la tensión, además de pesarse a diario. Y, por otro lado, rellenar dos cuestionarios: uno mensual sobre calidad de vida y otro semanal sobre dolor y adherencia.

No había sistema de alerta, por lo que el personal de Farmacia Hospitalaria tenía que observar a diario las respuestas para dar con los posibles valores fuera de rango. Además de estar atentos a la aparición de síntomas, como dolor, náuseas, vómitos, estreñimiento, diarrea o cansancio. En caso de que aparecieran, el farmacéutico pasaba a hacer un seguimiento activo del paciente, "proporcionando atención adaptada al problema de salud detectado en función de las necesidades de cada paciente", señalan los autores del estudio.


Margen de mejora


La adherencia al seguimiento fue del 44 por ciento, lo que deja margen para mejorar los resultados. Los investigadores sacan varias conclusiones sobre cómo mejorar. Por un lado, puede haber una menor adherencia debido a la edad de los participantes y la necesidad del uso de las nuevas tecnologías para dar respuestas a estos cuestionarios, ya que la brecha digital impide a algunos pacientes ser independientes con el uso del móvil, tablet u ordenador. Esto es un "inconveniente" y los autores plantean que quizás es necesario "otro modelo de priorización que contemple el uso y manejo de TIC, y que permita identificar y seleccionar a aquellos pacientes que se puedan beneficiar de este tipo de teleasistencia farmacéutica".

A pesar de esto, "Telea se consideró una herramienta fácil de utilizar (7 por ciento muy fácil, 57 por ciento fácil y 36 por ciento ni fácil ni difícil) y útil (22 por ciento complementa y mejora mucho la comunicación con la farmacia oncológica, 64 por ciento mejora la comunicación y 14 por ciento complementa la comunicación), según los datos obtenido con la encuesta de satisfacción a la que contestaron 14 de los pacientes. Por último, la satisfacción global de esta primera prueba fue "buena" (14 por ciento altamente satisfecho y 86 por ciento satisfecho).

Por otro lado, la encuesta de satisfacción también arrojó dos datos importantes que impedirían la adhesión al programa piloto: la dificultad que suponía la doble identificación al entrar en Telea y la ausencia de notificaciones que recordaran que tenían que rellenar los datos diarios o las encuestas. "Estos dos factores probablemente sean la causa de la baja adherencia a la herramienta, en base a la relación entre las respuestas recibidas frente a las programadas, siendo los puntos de mejora del aplicativo más relevantes y urgentes", señala la investigación. 

Selección de participantes


Los 29 pacientes oncológicos fueron seleccionados entre los pacientes con tratamiento con antineoplásicos orales citados en la consulta de Farmacia Oncológica. De manera paralela, se realizó una estratificación de estos pacientes a través del 'Modelo de Estratificación y Atención Farmacéutica para pacientes oncohematológicos' del Proyecto MAPEX de la SEFH. Este modelo permite clasificar a los pacientes para "priorizar y y adecuar la atención farmacéutica categorizando a los pacientes en función de variables demográficas, clínicas, sociosanitarias, tratamientos, utilización de recursos sanitarios y estado funcional y cognitivo". Según la puntuación que obtienen, se les asigna uno de estos tres niveles: prioridad 1, prioridad 2 y prioridad 3, siendo el primero el grupo de los de mayor riesgo.

Para participar en esta prueba piloto, los pacientes oncológicos debían complir todos los criterior de inclusión y ninguno de exclusión. Los criterios de inclusión eran:
  • Mayores de 18 años
  • Diagnóstico de alguna patología crónica y tratamiento con, al menos, un fármaco de administración oral y de dispensación hospitalaria  
  • Acceso a tecnologías de la información y la comunicación (TIC) por sí mismo o a través de algún familiar (disponer al menos de teléfono móvil, tableta u ordenador)
  • Conocimiento, aunque sea básico, en el manejo de las herramientas necesarias para la Telefarmacia, o bien tener un cuidador que pueda darle el soporte preciso para su utilización y para registrar/transmitir la información
  • Disponer de los dispositivos necesarios para realizar las biomedidas: medición de temperatura, tensión y peso
  • Paciente perteneciente al área sanitaria
  • Aceptar la participación en el programa y firma del consentimiento informado por escrito
Por su parte, los criterios de exclusión eran tres: no tener acceso a TIC; no tener conocimientos sobre el manejo básico de las herramientas necesarias para Telefarmacia y no disponer de dispositivos para realizar biomedidas.

A todos los participantes se les registró y enseñó la plataforma en el momento en el que se les incluyó en la prueba piloto.


Perfil de los participantes


El 48 por ciento de los pacientes oncológicos incluidos eran hombres y el 52, mujeres; con una media de 59 años (44-75). Del total, el 31 por ciento fueron de prioridad bajo, el 62 por ciento media y el 7 por ciento alta, según el modelo de estratificación. Por último, el cáncer con diagnóstico mayoritario fue el de mama, seguido del cáncer renal.

El principal impedimento para participar, según los autores del estudio, fue "la brecha digital existente en edades avanzadas". Por otro lado, "se realizó un seguimiento diario de las notificaciones, recibiéndose un total de 364 respuestas". Y cuando se encontraron cambios en las biomedidas se procedió a contactar con los pacientes.

Sobre la atención por parte de Farmacia Hospitalaria, el estudio señala que se dedicaban entre 2 y 3 horas diarias a repasar las historias clínicas; mientras que de manera presencial se podían ver alrededor de 35 pacientes, aunque algunos días hubo mayor afluencia. Además, se precisó la "incorporación de una facultativa que permitiera compaginar la revisión de historias clínicas, estratificación, inclusión y posterior seguimiento de los pacientes con la carga asistencial propia de la consulta", explican los investigadores. Y se priorizaron las consultas presenciales frente a las telemáticas cuando el número de pacientes en el hospital era elevado, "siendo esta carga asistencial uno de los puntos limitantes en la inclusión, puesto que resulta imprescindible mantener un tiempo de espera bajo y generar un ambiente favorable para la aceptación de participación".

Todo esto ha llevado también a la conclusión de la importancia de "disponer" de recursos humanos y/o de tiempo "estipulado para la asistencia telemática", es decir, para el seguimiento de los pacientes y su inclusión en Telefarmacia.

En definitiva, Telea-Farmacia parece una buena herramienta de seguimiento de los pacientes oncológicos, y probablemente se podrá usar para más pacientes, aunque para mejorar la cantidad de pacientes que lo usan tendrán que mejorar ciertos puntos. No obstante, el perfeccionamiento de esta plataforma del Sergas y la combinación con la entrega informada de medicamentos y citas presenciales "permitiría mejorar la flexibilidad en la dispensación y entrega de la medicación, reduciendo desplazamientos, la dependencia del paciente del centro sanitario y los tiempos de espera en la consulta de farmacia".
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.