Esta formación sanitaria no solo proporciona una especialidad para los enfermeros, sino que les ayuda en otros aspectos

Un máster en enfermería: esa formación que todo enfermero o enfermera desea


14 abr 2021. 10.50H
SE LEE EN 3 minutos
Que las empresas y la Administración Pública busquen perfiles muy específicos, no es novedad. Trabajadores que ya no solo disponen de sus grados universitarios, sino que se encuentran constantemente formándose. Y más en el caso de los sanitarios, donde una formación continuada se vuelve imprescindible.

Un continuo reciclaje


Si algo bueno nos ha traído la COVID-19 (que ya es decir), es que tener presente los estudios, siempre es importante. Y en Sanidad, todavía más: la aparición de nuevas enfermedades, la creación de fármacos, la invención de nuevo material, querer acceder a la Sanidad Pública… son muchas las razones por las que estudiar, siendo ya enfermero o enfermera.

Por consiguiente, cursar un máster enfermería se convierte casi en una necesidad para este profesional de la salud. Un continuo reciclaje que le ayuda a convertirse en un profesional más cualificado. Por ende, un mejor profesional.


Y eso lo sabe bien Euroinnova Formación, una escuela de negocios especializada en formación online. En efecto, la formación en línea es sinónimo de estudiar a distancia, cómodamente y desde casa.

Conseguir una especialización concreta


Un enfermero o enfermera tiene a su alcance multitud de salidas profesionales. De este modo, disponer de una especialización en enfermería es muy importante.

Los enfermeros y las enfermeras pueden ejercer su profesión en todo tipo de sitios: desde hospitales y centros de salud; hasta en el ejército o en instituciones penitenciarias, pasando por colegios, hoteles de lujo, ONGs o residencias de la tercera edad. Lugares de trabajo de lo más variado, por lo que con el grado en enfermería no será suficiente. Habrá que recurrir a un programa de postgrado, y dentro de esta categoría formativa, qué mejor que estudiar un máster.

Sumar puntos en las oposiciones


Y es que, como decimos, estudiar un máster en enfermería ya no solo sirve para obtener una especialidad; sino que ayuda en otros ámbitos muy importantes. Es el caso de las oposiciones a la Sanidad Pública.

Porque sí, con estudiar el temario de oposiciones de enfermería no es suficiente. Las oposiciones están formadas por distintos apartados. En concreto, cabe mencionar la fase de concurso. En esta parte, se cuentan los méritos extra del opositor y, normalmente, suele contar un 40% de la nota global.

De hecho, tanto la experiencia laboral como la formación académica extra cuentan en el baremo de oposiciones. Por tanto, estudiar un máster también va a ser imprescindible para conseguir plaza en lo público.

Sin olvidar que, si el enfermero o enfermera quiere optar a una bolsa de empleo público, también va a necesitar a de una formación homologada extra. De nuevo, la importancia de estudiar un máster en enfermería.


Interés por seguir estudiando


Y, por supuesto, este axioma no puede faltar. Para ejercer la enfermería, es necesario tener vocación. Esa falta de sueño, esas guardias eternas, esa tensión en el quirófano… se compensa, ya que- el enfermero o enfermera está ahí por decisión propia. Porque ha querido estudiar esta carrera.


De ahí que la motivación por seguir aprendiendo sea innata. Ese dicho popular de “el saber no ocupa lugar”, que se puede traducir también por un máster de enfermería. Una formación específica que solo aporta beneficios para este profesional de la salud.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.