Covid-19 segunda ola | "No se debe abandonar a los pacientes ostomizados"

El Consejo General de Enfermería visibiliza la situación de pacientes y enfermeras durante el coronavirus

Ponentes de las jornadas por el Día Mundial de la Ostomía coordinadas por el Consejo General de Enfermería.
Covid-19 segunda ola | "No se debe abandonar a los pacientes ostomizados"
jue 01 octubre 2020. 12.20H
Con motivo del Día Internacional de la Ostomía que se celebra el  próximo día 3 de octubre, el Consejo General de Enfermería (CGE) ha querido visibilizar los déficits y carencias que han vivido las personas ostomizadas al cerrarse sus consultas a causa de la primera ola del Covid-19. Una denuncia por parte de enfermeras especialistas y pacientes que, confían, “no se vuelva a repetir con la segunda ola”.

Así, desde el CGE y la Sociedad Española de Enfermería Experta en Estomaterapia (SEDE) denuncian que, aunque las consultas de pacientes con ostoma todavía no se están cancelando -somos sí ocurrió  en la primera ola-, hay “indicaciones” para dar a los pacientes altas “precoces”. Decisiones que, según los expertos, pueden acarrear “una serie de complicaciones”.

DIRECTO | Accede aquí a la última hora sobre el coronavirus Covid-19

Tal y como ha explicado José Luis Cobos, vicesecretario del Consejo General de Enfermería, durante la primera fase de la pandemia se tuvieron que cerrar todas las consultas de estomaterapeutas y fue necesaria “mucha imaginación”. Videoconferencias y llamadas hicieron que estas profesionales continuaran en contacto con sus pacientes aunque se hubieran trasladado a ejercer en servicios saturados.  “Por ello, pedimos que en esta segunda ola no ocurra lo mismo. Hay que vigilar muy de cerca a los pacientes con una ostomía por su aparecen complicaciones”, ha incidido.


En España hay 800 enfermeras estomaterapeutas formadas pero solo tienen dedicación exclusiva 150


En el transcurso de la rueda de prensa, José Luis Cobos, que además de su cargo es enfermero estomaterapeuta, ha denunciado la invisibilidad que tienen las 70.000 personas que “viven gracias a una ostomía” en España así como las enfermeras que las cuidan día a día. “Hay que aumentar la ratio de enfermeras estomaterapeutas porque aunque hay formadas unas 800 profesionales, 150 se dedican de pleno a la atención de estos pacientes”, ha explicado Cobos quién ha reconocido que estas profesionales son más abundantes en los sistemas de salud privado que en la pública. 

Inmaculada Pérez, presidenta de la Sociedad Española de Enfermería Experta en Estomaterapia (SEDE), ha explicado que los pacientes ostomizados sufrieron una disminución de sus cuidados e, incluso, su formación. “Durante esa primera ola, cuando a las personas les hicieron una ostomía recibieron información escasa de sus enfermeras a causa de la presión asistencial”, ha lamentado Pérez. Así, la enfermera ha recordado que el momento de mayor “soledad” no lo han sufrido los pacientes cuando les hacían la ostomía sino cuando llegaban a casa. Elementos adversos como pérdidas o dolores no se podían solventar en las consultas de las enfermeras estomaterapetuas, pues estaban cerradas, "ni se recomendaba ir a Urgencias”, “ni les podían coger el teléfono”.

“Lo han pasado fatal porque no sabían a quién preguntar, dónde acudir ni dónde llamar”, ha explicado la presidenta de SEDE quién ha explicado que se han creado protocolos por parte del Consejo General de Enfermería para solventar ese tipo de situaciones. Aun así, Pérez ha recordado que una persona ostomizada necesita “en muchos casos” consultas presenciales.

“Después de la primera ola estamos abriendo consultas pero con muchas restricciones a la hora de llenar las agendas para evitar las aglomeraciones en las salas de espera”, ha añadido Belén Bueno, enfermera experta en Estomaterapia del Hospital Vall d`Hebron de Barcelona. Pese a todo, Bueno ha reconocido que han tenido que “saltarse la norma” porque la gente tiene miedo a que se vuelvan a cerrar las consultas y quieren acudir personalmente "aunque tengamos la agenda llena”.

Una de las historias más duras que ha explicado Belén Bueno ha sido la de pacientes que, durante la primera ola, han conocido pacientes que, tras tener que ponerse un ostoma y recuperarse de la cirugía han terminado falleciendo por un contagio cuando ya se encontraban en su casa. “Entraban al hospital, con PCR negativa, se les hacía la cirugía y, cuando salían, se contagiaban y con sus patologías previas y terminaban falleciendo”, ha relatado.


"Las heces son una vía de transmisión del SARS-CoV-2"



Javier Candelera, HM Sanchinarro: "Muchos ciudadanos, por miedo a acudir a Urgencias durante la primera ola, acabaron con un ostoma"


En este mismo sentido, Alberto Lado, enfermero experto en Estomaterapia de la Unidad de Ostomías del Grupo HM Hospitales, ha puesto de manifiesto algunos de los recursos que han elaborado para pacientes ostomizados. Tanto de uso habitual, como si el paciente está contagiado por SARS-CoV-2. Entre las indicaciones de Lado ha reclamado que el paciente debe manipular correctamente el ostoma porque las heces y la orina son transmisoras del Covid-19 “por lo que se precisan de EPI por parte de los cuidadores”.

Además, Lado ha reclamado que los problemas para pacientes con una ostomía no solo han surgido cuando se ha precisado la intervención sino que, muchos ciudadanos por miedo a acudir a Urgencias, han terminado con una intervención así. “No la hubieran necesitado en otras ocasiones pero, por el miedo a acudir a un hospital y contagiarse, acabó con una ostomía”, ha señalado.

Como testimonio de una de esas personas ostomizadas que se han perjudicado durante la primera ola del Covid-19, Javier Candelera ha explicado que durante mas de tres meses ha tenido problemas con un ostoma hasta terminar desarrollando una hernia. “Me hicieron mandar fotografías de una herida abierta de la que se me saltaron los puntos, fui a Urgencias y no supieron lo que tenía. Hasta que no volví a la consulta de mi estomaterapeuta no supe qué me pasaba”, ha testimoniado.


¿Especialidad estomaterapeuta o diploma de acreditación avanzada?


A preguntas de los medios de comunicación, el vicesecretario del CGE ha confirmado que, en estos momentos, la mejora manera de reconocer a estas enfermeras especialistas es mediante un diploma de acreditación avanzada. “Es necesarios un reconocimiento de la formación y del puesto de trabajo que están ocupando”, ha insistido Cobos.

Además, el enfermero estomaterapeuta ve necesario que esa formación específica que “costean cada una de las enfermeras” se vea reconocida con un complemento salarial. “Hoy por hoy y desde el CGE no vemos que la primera acción sea un EIR; tenemos legislación para poner en marcha un diploma de acreditación avanzada”, ha finalizado.


¿Qué reclama la profesión para el futuro de las estomaterapeutas?


Pero el Covid-19 no es el único obstáculo con el que se encuentran las profesionales a la hora de tratar a sus pacientes. Como han reclamado los organismos competentes, faltan medios y enfermeras especialistas para hacer frente al alto número de pacientes ostomizados. Aunque en los últimos cuatro años “el número de consultas que se han abierto y puesto en activo son bastantes”, los expertos piden más.

Creen que es necesarios que  “tanto desde la pública como desde la privada” las consultas sean a jornada completa y no a tiempo parcial “como ocurre ahora”. Las agendas, aseguran, están “sobrecargadas”  y, si la profesional está de vacaciones, directamente se cierran. “Por eso hacen falta dos enfermeras estomaterapeutas por centro”. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.