Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 11:00
Política Sanitaria > Enfermería

¿Qué CCAA tienen más difícil cubrir las vacaciones de verano en sanidad?

Existen lugares de trabajo donde los enfermeros que se van de vacaciones no son sustituidos por ningún compañero

Los enfermeros de Servicios Sociales son los peor parados.
¿Qué CCAA tienen más difícil cubrir las vacaciones de verano en sanidad?
Laura Díez
Sábado, 30 de junio de 2018, a las 15:50
Los meses de verano traen una vez más el problema de la cobertura de las vacantes de los profesionales sanitarios. Menos personal supone más carga de trabajo para una plantilla ya de por sí saturada, y algunos gerentes hacen encaje de bolillos para cuadrar turnos. Este año, además, si hay un sector especialmente perjudicado es el de los enfermeros de Servicios Sociales, que ya han alertado de que la situación es dramática en muchos lugares de trabajo. 

Así lo han manifestado desde el sindicato enfermero Satse, que critica que no hay profesionales de Enfermería suficientes para sustituir a los que tienen que coger sus vacaciones en verano ni para los que cogen bajas de corta duración. El problema es especialmente grave en comunidades como Madrid, Castilla y León, Galicia, Extremadura y Cataluña, y en concreto, en el sector de las residencias públicas. 

Respecto a la capital española, la Agencia Madrileña de Asuntos Sociales (AMAS) se ha dado de bruces con una situación que se extiende de unos años para acá pero que este verano amenaza con hacerse insostenible. En este sentido, ha llegado incluso a difundir un Whatsapp en el que "ruega a las enfermeras su colaboración para localizar a profesionales de Enfermería que estén dispuestos a trabajar durante el verano en las diferentes residencias gestionadas" por ellos mismos. 

Los problemas vienen por no tener una bolsa de trabajo y porque las condiciones laborales no son nada tentadoras



Según explica a Redacción Médica Recesvinto Valiente, delegado de Satse Madrid en AMAS, es un problema generalizado, y se produce por dos motivos: "No tenemos una bolsa de trabajo de candidatos para trabajar aquí, administración y sindicatos no han hecho nada para generar una Bolsa que luego cubra bajas, excedencias, jubilaciones, etc. Al no haber, ¿de dónde sacas candidatos? Pues de donde puedas, del Inem, de amigos que conozcas, etc", explica. 

El segundo motivo alegado son las condiciones laborales del personal sanitario, "muy duras, con una sobrecarga de trabajo impresionante, situaciones de ansiedad que desborda a los profesionales. Entre eso y que se está mejor valorado, reconocido y remunerado en otros sectores como en Salud, hace que el profesional que tiene opción de irse a allí lo haga y deje Servicios Sociales sin atender. El que viene aquí es 'el que queda'", lamenta Valiente. 

Menos personal, menos calidad

La situación afecta a entre 300 y 350 personas que forman la plantilla de AMAS, donde un 20 por ciento del total de plazas de personal está sin cubrir. Esto supone que en cada centro falta más de una persona trabajando y ahora mismo hay casos en los que hay un enfermero para 200 residentes, algo que según el delegado sindical forzosamente afecta a la calidad del servicio. 

En la misma situación están en Castilla y León, donde hay centros públicos en los que se necesita cubrir un 25 por ciento de la plantilla enfermera y la consejería no encuentra candidatos. En concreto, varios centros de Burgos, Palencia, Soria y Valladolid no tienen enfermeras con quien sustituir las vacantes añadidas para vacaciones. Desde Satse critican que esto se produce además porque los profesionales no quieren optar a esas plazas por las condiciones laborales, "peores que las de quien trabaja en Sacyl, con jornada laboral superior y además sin ponderar las noches trabajadas en Servicios Sociales". 

A esto se añade que las funciones de Enfermería sí están delimitadas en Sacyl pero no en Servicios Sociales, y especialmente que el tiempo trabajado en éste último ámbito puntúa menos en el baremo de bolsas de empleo. 

Extremadura, Cataluña y Galicia

También existen problemas en Extremadura, donde se está sustituyendo solo al mínimo de personal por problemas en el presupuesto del Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía Personal y Ayuda a la Dependencia (Sepad), y en Cataluña además los grandes hospitales han reabierto plazas y es más difícil encontrar enfermeros para servicios sociosanitarios. "Los contratos son mejores en Salud y el ratio de pacientes es mayor en Servicios Sociales", explican desde Satse. 

Los enfermeros de Salud tienen régimen estatutario, mientras que los de Servicios Sociales son personal laboral



Por su parte en Galicia padecen el mismo problema con las sustituciones, hasta el punto de que los sindicatos del pacto de contrataciones han llegado a un acuerdo con la Administración para que en caso de no tener enfermeras en las listas de la Xunta puedan utilizar las listas del Sergas -que ya no tiene disponibles y está llamando a recién tituladas- para localizar a profesionales y ofertarles los contratos que tienen sin cubrir. En julio de 2017 ya se quedaron sin efectivos disponibles y este año incluso algunas enfermeras de la Xunta han llegado a pedir gente de las listas del Inem, según el sindicato enfermero. 

Enfermeros 'de segunda'

La principal queja en este sentido, en todas las CCAA, radica en que los profesionales enfermeros de Servicios Sociales tienen la sensación de ser "de segunda" respecto a los de otros ámbitos, marcados por la precariedad de sus contratos. "En Salud se parte de unas condiciones laborales mucho más ventajosas que los que lo hacemos aquí, que estamos secuestrados. No tenemos posibilidad de desarrollo profesional, de trasladarme a un centro de salud u hospital donde en Cardiología o Traumatología podría desarrollar mi actividad profesional. En Servicios Sociales estás y no te puedes mover, solo cambiarte de una residencia a otra y si salen traslados", critica Valiente. 

La diferencia de trato que denuncia Satse radica, por ejemplo en Madrid, en que los profesionales de Salud tienen un régimen de personal estatutario mientras que los de Servicios Sociales son personal laboral, puesto que la opción de "estatutarización voluntaria" llevada a cabo por el Gobierno de Esperanza Aguirre en 2007 solo se ofreció a los enfermeros de Salud. Pese a esto, asegura que el desbloqueo sería posible con voluntad de sentarse a negociar, algo que sigue en el aire: de los 10 millones de euros propuestos por AMAS para 2018 para la contratación de personal, ni se han convocado nuevas ofertas de empleo público ni se ha contratado a nadie, con el verano recién inaugurado.