Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 10:20
Política Sanitaria > Enfermería

"Los enfermeros han de ser fuertes para no depender de direcciones médicas"

El último día del Congreso Internacional de Enfermería acoge una mesa de experiencias de gestión y liderazgo enfermero

Un momento de la mesa sobre las comunicaciones sobre liderazgo y gestión.
"Los enfermeros han de ser fuertes para no depender de direcciones médicas"
Carlos Corominas
Joana Huertas
Miércoles, 31 de mayo de 2017, a las 16:50
La gestión y el liderazgo enfermero ha sido uno de los temas recurrentes en el Congreso Internacional de Enfermería que se clausura este miércoles en Barcelona. Una de las mesas de este último día ha recogido las experiencias que han servido para mejorar aspectos de la gestión sanitaria y analizar las necesidades a futuro.

Diego Ayuso, secretario general del Consejo General de Enfermería, se ha referido a su investigación sobre el liderazgo enfermero. Ha arrancado con un dardo a la forma en que se concibe la gestión sanitaria en algunos sectores: "Hay corrientes que quieren que dependamos de las direcciones médicas, pero los enfermeros tenemos que ser fuertes para que no lo consigan".

En su investigación sobre liderazgo enfermero estudió las cualidades de 88 gestores enfermeros para determinar que de 16 factores sociológicos que definen a un líder, únicamente 2 estaban presentes en todos 

Diego Ayuso presenta sus comunicaciones sobre gestión y liderazgo enfermero.

ellos: razonamiento y dominancia.

Según ha definido, "puede estar relacionado con que no se considera el liderazgo como un requisito imprescindible en la selección de puestos de gestión". A su juicio esto supone un problema para que los sistemas sanitarios evolucionen ya que "los líderes transformadores tienen que ser capaces de transformar entornos, ya que, si son capaces y creativos, las personas que dependan de ellos podrán transformarlos también".  

Método 'lean' en sanidad

Alicia Gómez Valverde, del Consorci Sanitari Integral, ha explicado cómo han adaptado el método Lean a la gestión sanitaria. Este método proviene del mundo del emprendimiento y, en el mundo empresarial, consiste en lanzar los productos al mercado e ir mejorándolos en función de la respuesta de los clientes y sus propias peticiones.

En el caso del Consorci, Gómez detalla que se trataba de "eliminar constantemente aquellas intervenciones que no aportan valor". En lugar de clientes, en el caso de la sanidad se trata de "fomentar el valor para el paciente, el trabajo en equipo y la detección de actividades".

Para ello establecieron una metodología con auditorías periódicas en las establecen planes de mejoras y evalúan los objetivos. Gracias a eliminar actividades no necesarias, en cinco años se redujeron "en un 50 por ciento del coste material en stock (28.800 euros de ahorro anual) y un 11 por ciento de reducción en consumo en consultas externas".

Mejora en registros

Uno de los problemas que encontraban en el Hospital Universitario Germán Trías era las diferencias en los registros que hacían los 'correturnos'. Para eso crearon unos trípticos con unas guías que unificaban los criterios para hacer las anotaciones de las acciones. Según explica Maica Ezpeleta, del Hospital Universitario German Trías, una encuesta mostró que se obtenía un 8,29 sobre 10 de satisfacción y que "se han mejorado los registros de ingresos y han sido útiles no solo para 'correturnos' sino para todo el personal".