María José García, secretaria general técnica de Satse, se une al documento Lecciones del Covid-19

"La vacuna no debe entenderse como un bálsamo que cure todos los problemas"
María José García, secretaria general técnica de Satse.


07 dic 2020. 10.00H
SE LEE EN 8 minutos
El sindicato de Enfermería, Satse, ha presentado ante el Ministerio de Sanidad un total de 11 medidas para intentar solventar uno de los mayores problemas derivados de la crisis sanitaria del coronavirus Covid-19: el déficits de profesionales. Mejores condiciones laborales para las enfermeras que emigraron al extranjero para reforzar las deficiencias de profesionales del Sistema Nacional de Salud (SNS). Un sistema, según María José García, secretaria general técnica de Satse, que "no se curará con la vacuna del coronavirus". De hecho, para la enfermera es necesario mejorar y preparar al sistema sanitario español, no solo para la epidemia del coroanvirus Covid-19, sino para "futuras situaciones de este tipo". 

García se une al documento 'Lecciones del Covid-19', impulsado por Redacción Médica.

¿Qué medidas considera que fueron más acertadas ante la primera ola ante el Covid-19?

La pandemia de la Covid-19 golpeó con especial virulencia y gravedad a nuestro país y la decisión dura, pero necesaria, de establecer un confinamiento domiciliario generalizado en el conjunto del país constituye el principal acierto de cara a contener y disminuir el avance de una enfermedad de la que, lamentablemente a día de hoy, no tenemos aún vacuna. El esfuerzo y compromiso del conjunto de la ciudadanía que permaneció en sus casas durante mucho tiempo propició que los centros sanitarios pudieran recobrar cierta normalidad asistencial después de semanas en las que nuestros enfermeros, enfermeras, fisioterapeutas y el conjunto de profesionales del SNS sufrieron una enorme sobrecarga laboral en unas condiciones de inseguridad y desprotección nunca vistas.


"Un mando único facilitó la adopción y realización de estas medidas de manera homogénea en el conjunto del país"


Tenemos que lamentar desgraciadamente miles de fallecimientos y miles de casos de personas contagiadas pero todo apunta a que hubieran sido muchas más si no se hubiera cumplido con las medidas establecidas dentro del primer Estado de Alarma decretado en nuestro país a causa de la Covid-19. Contar, además, con un mando único facilitó la adopción y realización de estas medidas de manera homogénea en el conjunto del país. Destacar también el gran trabajo del conjunto de profesionales sanitarios de nuestro país que demostraron a lo largo de la primera ola que su esfuerzo, dedicación y compromiso está por encima de cualquier cosa, incluida su salud y seguridad. Atendieron de manera ejemplar a las personas que lo necesitaban sin contar con los equipos y material de protección necesario, con el consiguiente riesgo de contagio para ellos, ellas y todas las personas de su entorno.

¿Cuáles fueron los mayores errores ante la primera ola, visto con perspectiva?

Es indudable que hubo una falta de previsión por parte de las autoridades competentes al minusvalorar la gravedad e importancia de la pandemia una vez que se empezó a extender en todo el mundo, y especialmente en Europa, tras originarse en China. Se empezaron a tomar medidas tarde, cuando la pandemia ya nos estaba afectando de manera grave, y una de sus consecuencias fue la falta de seguridad para los profesionales sanitarios a la hora de desempeñar su labor.

Nunca olvidaremos las imágenes de cientos de compañeros y compañeras teniendo que trabajar con bolsas de basura como si fuesen equipos de protección, así como sus caras de impotencia por no poder atender mejor a sus pacientes al no disponer de suficientes recursos humanos y materiales. Los diferentes servicios de salud se vieron absolutamente desbordados dejando constancia de que nuestro sistema sanitario sufre distintas deficiencias, como el déficit crónico de enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas, que, en caso de graves crisis de salud pública, se acentúan y muestran su cara más perjudicial, tanto para el conjunto de la ciudadanía como para los propios profesionales.

¿Qué cree que ha hecho que España se enfrente a una segunda ola de esta naturaleza?

Una vez finalizado el primer Estado de Alarma y empezar el desconfinamiento por fases, la adopción de medidas en función de intereses muy diferentes a los sanitarios (económicos, políticos, territoriales…) nos ha llevado a un escenario donde el virus ha vuelto a cobrar fuerza poniendo de nuevo en jaque a nuestro sistema sanitario. La disparidad de criterios y decisiones entre unas y otras autoridades competentes no ha favorecido, en modo alguno, a alcanzar cifras óptimas en cuanto a los niveles de afectación.


"No se han cumplido muchos de los compromisos adquiridos, como el reforzamiento de la Atención Primaria o dedicar los profesionales sanitarios necesarios para la realización de las labores de detección"


Todos sabíamos que, tras el verano, habría una nueva ola y ya sabíamos también qué podíamos hacer para que no fuera igual de virulenta que la primera pero, lamentablemente, no se han cumplido muchos de los compromisos adquiridos, como el reforzamiento de la Atención Primaria o dedicar los profesionales sanitarios necesarios para la realización de las labores de detección y seguimiento de los contagios y casos sospechosos, así como el aumento de las plantillas de profesionales sanitarios, especialmente de enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas. Los distintos grupos políticos consensuaron un documento de acciones dentro de la Comisión para la Reconstrucción Sanitaria y Económica de nuestro país para mejorar y reforzar nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS) y aún no hemos visto que se haya empezado a poner en marcha. Sin los cambios estructurales que requiere nuestra sanidad a corto, medio y largo plazo seguiremos teniendo que enfrentarnos a nuevas crisis de salud pública en condiciones que distan mucho de ser las óptimas.

¿Qué medidas se deberían tomar para frenar la pandemia en nuestro país?

Todas las medidas necesarias se incluirían en la consecución de tres grandes objetivos: Mejorar la atención sanitaria necesaria, garantizar una coordinación y lealtad óptimas entre las diferentes administraciones públicas y propiciar una mayor responsabilidad y compromiso social. Centrándome en el primero de los objetivos, insistir en la urgente necesidad de acometer los compromisos adquiridos en el Congreso de los Diputados para tener un sistema sanitario más fuerte, coordinado y cohesionado.

En este sentido, reiterar que resulta fundamental mejorar las labores de seguimiento y detección del coronavirus en el ámbito de Atención Primaria de cara a evitar una mayor propagación del mismo, contando para ello con los profesionales sanitarios necesarios y asegurando la protección de los mismos. Apuntar, asimismo, que de cara a lograr un objetivo sobre el que existe un generalizado consenso, como es el de no cerrar las aulas, habría que implantar la figura de la enfermera escolar en todos los centros escolares del país.  Siempre ha resultado necesaria pero ahora más que nunca para evitar que se conviertan los centros en focos de contagio y transmisión del virus.

¿Confía en la vacuna como solución a la situación creada por este coronavirus?


"Debemos seguir actuando en un escenario en el que virus sigue teniendo un efecto muy destructivo"


Recordar, en primer lugar, que todo apunta a que aún nos quedan bastantes meses hasta que se produzca una generalización de la administración de la vacuna, por lo que debemos seguir actuando en un escenario en el que virus sigue teniendo un efecto muy destructivo en el entramado sanitario, social y económico de cualquier país.

La vacuna no puede entenderse, además, como un “bálsamo de Fierabrás” que acabará con todos los problemas asociados a una crisis de salud pública de esta magnitud, y tampoco debemos olvidar que, tras esta pandemia, pueden venir otras más. Por todo ello, lo realmente necesario es preparar de la mejor manera posible a nuestro sistema sanitario y sociosanitario de cara a futuras situaciones de este tipo. Nos espera un futuro impredecible pero no exento de peligros sanitarios y debemos estar preparados. La salud y seguridad de todas y todos está en juego.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.