Una investigación usa la iberdomida en distintos niveles para reducir los daños e inflamaciones de la patología

Un modulador abre la puerta a potenciales tratamientos contra el lupus
El lupus, una patología crónica en la que el sistema inmunitario ataca a distintos órganos y tejidos.


19 abr 2022. 10.00H
SE LEE EN 2 minutos
Dentro de la Dermatología se encuentra el estudio del lupus, una patología crónica en la que el propio sistema inmunitario ataca a distintos órganos y tejidos, provocando daños e inflamaciones. Actualmente se desconoce un tratamiento completamente eficaz contra esta patología, pero un estudio ha logrado resultados relevantes gracias al uso de la iberdomida, un modulador del cerebro que promueve la degradación de los factores de transcripción Ikaros y Aiolos, que afectan el desarrollo de leucocitos y la autoinmunidad.

Los resultados de los investigadores, publicados en la revista científica The New England Journal of Medicine, se han centrado en evaluar un tratamiento para el lupus eritematoso sistémico (LES) en un ensayo de fase 2. Entre un total de 288 pacientes se llegó a asignar distintas dosis del medicamento, en concreto 0,45, 0,30 o 0,15 miligramos, o directamente placebo una vez al día durante 24 semanas, además de los medicamentos estándar.

El punto final primario en la semana 24 fue una respuesta en el Índice de Respuesta al LES (SRI-4), que se definió como una reducción de al menos 4 puntos en la puntuación del Índice de Actividad de la Enfermedad del Lupus Eritematoso Sistémico 2000.

Concretamente, 81 pacientes recibieron iberdomida a una dosis de 0,45 mg, 82 a una dosis de 0,30 mg, 42 a una dosis de 0,15 mg y 83 recibieron placebo. En la semana 24, los porcentajes de pacientes con una respuesta en el SRI-4 al lupus fueron del 54 por ciento en el grupo de iberdomida 0,45 mg, del 40 por ciento en el grupo de iberdomida 0,30 mg, del 48 por ciento en el grupo de iberdomida 0,15 mg y del 35 por ciento en el grupo de placebo.

Son necesarios más estudios para testar la iberdomida 


Los investigadores constataron no haber encontrado apenas diferencias significativas entre los grupos que recibieron las dosis más bajas de iberdomida y el grupo que recibió placebo. Los eventos adversos asociados a la iberdomida incluyeron infecciones del tracto urinario y del tracto respiratorio superior y neutropenia. Por otra parte, el grupo de pacientes con una dosis de 0,45 milígramos sí experimentó una ligera mejoría.

Así pues, en este ensayo de fase 2 de 24 semanas en el que participaron pacientes con LES, la iberdomida a una dosis de 0,45 mg dio lugar a un mayor porcentaje de pacientes con una respuesta SRI-4 que el placebo. Pese a este resultado, los investigadores han constatado que aún se necesitan nuevos datos de ensayos para poder aumentar la eficacia y seguridad de la iberdomida en el LES.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.