Relacionan el eccema atópico con un mayor riesgo de fractura en adultos

Las probabilidades de sufrir cualquier tipo de fractura son un 13 por ciento mayores en las personas con eccema

En pacientes con eccema severo el riesgo es aún mayor.
Relacionan el eccema atópico con un mayor riesgo de fractura en adultos
jue 21 noviembre 2019. 18.40H
Un nuevo estudio, que incluye los datos de salud de tres millones de adultos en el Reino Unido, dirigido por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y publicado en The Journal of Allergy and Clinical Inmunology, ha analizado la relación entre el eccema atópico y las fracturas de huesos.

El estudio, el más grande hasta la fecha, ha incluido los datos de Atención Primaria y ha concluido que el riesgo sufrir cualquier tipo de fractura es hasta un 13 por ciento mayor en las personas con eccema atópico en comparación con las personas que no lo tienen. Además, las personas con eccema atópico severo tenían un riesgo mucho mayor de fracturas: hasta un 50 por ciento más fracturas de cadera, 66 por ciento más en fracturas de pelvis y más del doble de riesgo de fracturas de columna vertebral.

No obstante, los investigadores señalan que el riesgo general sigue siendo bajo, ya que el estudio estima se producen 164 fracturas más por cada 100.000 personas entre los pacientes con eccema que las fracturas que se esperan del mismo número de pacientes sin esa patología, en el mismo grupo de edad y sexo. E n todo caso, los investigadores también apuntan que estos resultados son de gran importancia para la salud pública dada la incidencia del eccema atópico y la importancia de los daños que pueden causar las fracturas.


Por cada 100.000 personas, se producen 164 fracturas más entre los pacientes con eccema


Sinéad Langan, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y autora principal del estudio, ha explicado que "investigaciones anteriores han mostrado asociaciones entre el eccema atópico y la osteoporosis, una condición que debilita los huesos y los hace más propensos a romperse, y entre el eccema atópico y la fractura. Sin embargo, esta es la primera evidencia de que el eccema precede a las fracturas y que el riesgo de fractura aumenta con un eccema más severo".

Además, este mayor riesgo persiste incluso después de haber tomado en consideración la toma de los corticosteroides orales, indicados para el tratamiento del eccema y relacionados también con un mayor riesgo de fractura.


Registros médicos


Usando los registros médicos electrónicos del Reino Unido entre 1998 y 2016 de la Clinical Practice Research Datalink and Hospital Episode Statistics, y después de ajustar otros factores como el estatus socioeconómico, la edad, el índice de masa corporal y el consumo de alcohol, los investigadores examinaron las diferencias en el aumento del riesgo de fracturas osteoporóticas mayores (cadera, pelvis, columna vertebral, húmero proximal y muñeca) entre pacientes con eccema y sin él.

Según sus resultados, han hallado pruebas sólidas de asociación entre el eccema atópico y el aumento de las fracturas de cadera, pelvis, columna vertebral y muñeca. Hubo pruebas menos convincentes de un aumento de las fracturas humerales proximales. El mayor riesgo se observó para la fractura de la columna vertebral.

"Aunque el riesgo general es bajo, el aumento sustancial en el riesgo de fracturas de la columna vertebral, cadera y pelvis que se observa en aquellos con eccema atópico severo es particularmente preocupante, dados los graves problemas de salud asociados con estas fracturas. El eccema atópico no se considera actualmente un factor de riesgo de fractura. Nuestros resultados sugieren que las guías de evaluación de la densidad ósea deberían considerar la inclusión de individuos con eccema atópico más severo para prevenir fracturas, mejorar la calidad de vida a largo plazo y reducir los costos de atención médica relacionados con las fracturas", ha señalado Langan.

Además, "en el futuro el trabajo debería centrarse en determinar los posibles mecanismos biológicos que vinculan el eccema atópico con la disminución de la densidad ósea, y si el cribado y la intervención específicos beneficiarían a los individuos con eccema atópico", ha añadido.

De hecho, los investigadores reconocen las limitaciones de su estudio, e incluyen la posibilidad de que pueda haber otras razones como alergias, cambios en la dieta o un menor ejercicio que expliquen por qué las personas con eccema atópico tienen más probabilidades de fracturarse los huesos.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.