Consiguen crear piel con vello a partir de células madre humanas

Publican el primer estudio que demuestra que el cabello humano puede crecer completamente así

Células progenitoras normales y células progenitoras mutantes (CNIO).
Consiguen crear piel con vello a partir de células madre humanas
mié 10 junio 2020. 17.20H
Científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana y de la Facultad de Medicina de Harvard (Estados Unidos) han determinado cómo hacer crecer piel con vello utilizando células madre humanas, desarrollando uno de los modelos de piel más complejos del mundo.

El estudio, publicado en la revista Nature, muestra que la piel generada a partir de células madre pluripotentes puede ser exitosamente injertada en un ratón desnudo para hacer crecer piel y folículos pilosos humanos. Ese descubrimiento podría conducir a futuros estudios de reconstrucción de la piel, modelado y tratamiento de enfermedades.


"Hemos desarrollado una nueva 'receta de cocina' para generar piel humana que produce folículos capilares después de 70 días de cultivo"


"Este es el primer estudio que demuestra que el cabello humano puede crecer completamente a partir de células madre en un plato de laboratorio, lo cual ha sido un objetivo de la comunidad de biología de la piel durante décadas", explica uno de los autores de la investigación, Karl Koehler.

Los hallazgos del grupo se originan en varios años de investigación con células madre dentro del Departamento de Otorrinolaringología - Cirugía de Cabeza y Cuello de la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana. En 2013, estos científicos crearon tejido del oído interno a partir de células madre embrionarias de ratones utilizando un método de cultivo celular tridimensional.

En 2017, desarrollaron un método para cultivar tejido del oído interno a partir de células madre humanas, y en 2018, los investigadores cultivaron piel vellosa en un plato usando células madre de ratones, una primicia científica.

El equipo incubó células madre humanas durante 150 días


A través de la técnica de cultivo tridimensional desarrollada en experimentos anteriores, el equipo incubó células madre humanas durante unos 150 días en un grupo de células con forma de bola, llamado organoide de la piel. El interior del agregado de células representa la capa superior de la piel (la epidermis) y el exterior del racimo desarrolla la capa inferior de la piel (la dermis).


"Esto podría proporcionar una fuente potencialmente ilimitada de tejidos blandos y folículos capilares"


"Hemos desarrollado una nueva 'receta de cocina' para generar piel humana que produce folículos capilares después de unos 70 días de cultivo. Cuando los folículos pilosos crecen, las raíces se extienden hacia afuera en forma radial. Es una estructura de aspecto extraño, que parece casi como una criatura de las profundidades del mar con tentáculos que salen de ella", argumenta Koehler.

Después del período de incubación, los investigadores probaron si los organoides de la piel podían integrarse en la piel de los ratones desnudos. Más de la mitad de los organoides que se injertaron en los ratones crecieron folículos de pelo humano. El organoide de la piel desarrollado a partir del cultivo es similar a la piel y el pelo del rostro del feto.

Los experimentos muestran que la piel generada por los organoides puede integrarse en la piel de los ratones, lo que sugiere aplicaciones potenciales en la reconstrucción de la piel y la cara. Los médicos suelen realizar injertos de piel en la cirugía, lo que significa la extracción de piel de una zona del cuerpo para transplantarla a la piel que ha sido herida. "Esto podría ser una enorme innovación, proporcionando una fuente potencialmente ilimitada de tejidos blandos y folículos capilares para cirugías reconstructivas", resaltan.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.