Desde la Paz han atendido a varias decenas de sanitarias víctimas de violencia machista en los últimos dos años

Primera unidad para sanitarias maltratadas: "Acabaremos con esta lacra"
Filiberto Chuliá, jefe de la Unidad de Atención a las profesionales sanitarias víctimas de violencia de género.


07 dic 2021. 14.00H
SE LEE EN 5 minutos
"Es una oficina amiga y nada burocrática". Con estas palabras define Filiberto Chuliá, responsable de la iniciativa, la Unidad de Atención a las profesionales sanitarias víctimas de violencia de género creada en el Hospital La Paz en febrero de 2020. Durante estos meses, desde esta "modesta" organización han atendido a varias docenas de profesionales que han acudido solicitando la ayuda de Chuliá y sus dos compañeras.

Desconocen el número exacto de médicas, enfermeras y otras profesionales maltratadas ya que no llevan ningún tipo de registro. Algo que consideran clave para garantizar el anonimato, generar confianza y ofrecer seguridad a estas mujeres. Por ejemplo, muchas sanitarias maltratadas temen que no se les contrate de nuevo al estar registrado su caso de maltrato dentro del sistema del SNS. "Necesitan que alguien les ayude profesionalmente para conocer los recursos que ya existen y asesorarlas de esos medios. No llegan a esos recursos en muchos casos por vergüenza y falta de accesibilidad, culpa de la disminución psicológica por estar bajo una situación de estrés continuado", explica Chuliá, jefe del servicio de Asesoría Jurídica del Hospital La Paz, a Redacción Médica. 
 

Este jurista explica que la unidad no pretende sustituir ni crear un recurso adicional de los ya existentes, porque entienden que en la Comunidad de Madrid hay suficientes para afrontar un caso de violencia  -además de la red de instituciones y ONG-, pero "la carencia está en que falta información o no llega, por lo que realmente orientamos y aportamos asesoramiento".

Cómo funciona la Unidad frente a violencia machista


Desde este departamento una sanitaria de La Paz víctima de maltrato puede acudir para conocer todos los recursos y herramientas que tiene a su disposición, de hecho, podrán mediar con dicho recurso si ella así lo solicita. 

"Dar el derecho a la información; procurar que tengan la asistencia social integral que está en la normativa; explicarles su derecho a la asistencia jurídica gratuita, sus derechos laborales y la posibilidad que tienen como personal estatutario a una reducción del tiempo de trabajo o incluso la movilidad geográfica. Son recursos que existen pero los desconocen", explica Chuliá, quien considera a estas mujeres "enfermas en consecuencia de un estrés brutal causado por una violencia prolongada en el tiempo. Esto las destroza". 


Filiberto Chuliá: "Harán falta varias generaciones para erradicar la violencia machista, pero lo conseguiremos"




A su vez, con el objetivo de visibilizar, organizan mesas redondas, que cuentan con psicólogos, ONG e incluso el Cuerpo de Policía, y sesiones formativas. "La visibilización de la violencia de género es el primer paso para erradicar esta lacra de la sociedad", apunta Chuliá, quien a pesar de opinar bajo su criterio que en estos últimos años han aumentado el número de casos de maltrato, se muestra esperanzado en que algún día se terminará.

"Es un tema cultural, muy arraigado y creo que faltarán varias generaciones para erradicarlo. Estamos viviendo un cambio y parece que la sociedad sí ha cambiado bastante, pero a efectos prácticos se van a producir muy lentamente", reflexiona, "Pero yo estoy muy esperanzado que así va ser porque si no, no tendría ni energía ni fuerza para estar en este tema".

135 sanitarias de La Paz podrían sufrir violencia machista


Según los datos publicados por el Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género (Sistema VioGén) en España hay 638.000 casos de violencia de género aproximadamente, casi un 3% de la población femenina española. Así, extrapolándolo a las 5.000 mujeres que trabajan en su hospital, el equipo de Chuliá calcula que podría haber en torno a 135 sanitarias maltratadas. Sobre si hay situaciones de acoso en el propio hospital, este jurista explica que en general los casos suelen producirse en el ámbito privado, y solo en algunos casos se da "que la pareja también sea parte del SNS".

"Vemos como las sanitarias maltratadas se autoculpan de forma inconsciente; también faltan más al trabajo por miedo, por ejemplo de que les puedan asaltar a la salida. Así que, egoístamente hablando nos interesa, también como pacientes, que nuestras profesionales estén fuertes, felices y sanas", apunta.

Así, se trata de la primera y única unidad de atención a profesionales del SNS víctimas de maltrato, y a pesar de los esfuerzos por darla a conocer que ha realizado Chuliá, desconoce que se haya copiado el modelo en otros centros. "Fue un bombazo", expresa Chuliá, "pero no ha sido tan mediático como esperábamos, sobre todo por la pandemia de coronavirus". Y es que los medios solo consultaban con el hospital sobre ese tema. Además, tiene la sensación de que se haya "normalizado la violencia de género y esto hace que no se visualice".

No obstante, está convencido de que otras instituciones sanitarias copien la iniciativa. De hecho el Consejo General de Médicos se ha interesado en la unidad y van a trasmitir la idea al resto de colegios autonómicos, "lo cual puede ser estupendo". Además, asegura que la unidad no ha generado ningún coste extra por parte del hospital, ya que se ha asumido en el propio departamento por una vocación de servicio.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.