Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 09:50
Conocimiento > Derecho

Las farmacias de guardia las fijan los gobiernos, no los colegios

La Consejería autonómica decide qué boticas deben hacerla

El presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes.
Las farmacias de guardia las fijan los gobiernos, no los colegios
Lunes, 13 de junio de 2016, a las 13:30
Un fallo del Tribunal Supremo (TS) acaba de sentar jurisprudencia sobre quién decide qué farmacias permanecen de guardia las 24 horas en cada zona, en este caso en la Comunidad de Madrid. Se trata de una competencia que asume el colegio de farmacéuticos que corresponde en cada ciudad o provincia pero que supervisa –y, por tanto, dispone de la última palabra– la Consejería de Sanidad de la comunidad autónoma.

Así se deduce de la sentencia recién publicada al respecto que da la razón a la demandante, una farmacéutica, respecto a su recurso anterior resuelto a su favor por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) y contra el que ahora interpone casación el gobierno de la Comunidad de Madrid.

El TSJM dio la razón, en efecto, a la profesional con relación a un cambio en el turno de guardias de oficinas de farmacia, y en concreto de las zonas donde debían ubicarse las boticas que proporcionan este servicio, que había sido ejecutado por acuerdo de la Junta de Gobierno del Colegio de Farmacéuticos de la capital.

De tal suerte que, en el fallo, el TSJM declara nulo tal acuerdo y recuerda, de forma expresa, que “corresponde a la Consejería de Sanidad la competencia originaria para organizar, fiscalizar y aprobar los servicios de guardia de 24 horas de las farmacias” y, más en concreto todavía, “que la farmacia de Navalafuente debe ser incluida, a efectos de guardias, en la zona de Bustarviejo”.

Ahora, el Supremo nacional ha deliberado en el mismo sentido y recordado los mismos principios sobre a quién corresponde organizar las guardias de 24 horas en las boticas de la Comunidad de Madrid, e incide en que la Consejería del ramo ha incurrido en “dejadez de funciones” al consentir por omisión que prevaleciera el criterio fijado por el colegio farmacéutico contra el que se rebeló la demandante. 

Sentencia del Tribunal Supremo sobre un cambio de guardia de 24 horas de farmacias.