La carta que los padres del bebé prematuro amputado han enviado al Fiscal

Ha sucedido en el Hospital General de Castellón, y en la misiva relatan su versión de lo acontecido en la UCI del centro

Hospital General Universitario de Castellón.
La carta que los padres del bebé prematuro amputado han enviado al Fiscal
vie 03 mayo 2019. 14.50H
La asociación El Defensor del Paciente ha enviado un escrito a la Fiscal Superior de Valencia, María Teresa Gisbert, en el que le solicita que investigue de oficio "los errores de bulto" que se hubieran podido producir en el caso de un bebé prematuro en el Hospital General Universitario de Castellón a quien, según el escrito, se le amputó una pierna hasta la rodilla y se le dio un fármaco caducado un mes en 2013.

En la misiva, la presidenta del Defensor del Paciente, Carmen Flores pide "encarecidamente" una investigación para "depurar las responsabilidades penales a que hubiera lugar en este penoso caso con el resultado de un bebé con una pierna amputada y más de un 80 por ciento de discapacidad".

La carta de los padres del bebé


Adjunta una carta en la que los padres del bebé, Gerard, gestado mediante fecundación in vitro, relatan su caso.

Según explican, a las 23 semanas de gestación, la madre empezó a perder líquido amniótico e ingresó en el Hospital General de Castellón; a las 24 semanas, en la habitación del hospital la pediatra jefe de la UCI de neonatos les comunicó que "si el bebe lo tenemos que sacar ahora mismo el hospital no haría nada para luchar por su vida puesto que sería demasiado prematuro", aseguran los padres en su escrito.

A las 25 semanas, continúa su relato, la madre se quedó sin líquido amniótico y hubo que hacer cesárea de urgencia. El niño nació con 880 gramos, sin complicaciones, "era muy prematuro pero nació bien", aseguran los padres. A los 28 días de nacer, "en la incubadora empezó a ponerse mal y nos hicieron salir a toda prisa, estuvieron dos días pinchándole en las femorales buscando una vía central" y "cuando decidieron dejarnos entrar vimos que mi hijo tenía la pierna como con hematomas".

"Preguntamos qué sucedía y entonces la pediatra jefe nos dijo que en palabras textuales: 'nos hemos equivocado", aseveran los padres, que explican que se refería al pinchazo en la pierna derecha que "lo hicieron mal". La pierna empezó a ponerse de un tono morado, pasaron entre 7 y 9 días hasta que vino el cirujano vascular a visitar la bebé, que en esos días tenía la pierna tapada, y del tono morado se pasó al tono oscuro o negro.

"Primero nos dijeron que quizás solo le amputarían la punta de los dedos, después ya nos confirmaron que la amputación sería de diez centímetros por debajo de la rodilla, como bien nos dijeron se equivocaron, buscando una arteria perforaron una vena y esta se cerró cortando el riego sanguíneo a la pierna derecha", señalan los padres en su carta.

Además, aseguran que en los tres meses que pasaron en el hospital vieron a enfermeros manipulando a su hijo sin desinfectarse las manos, siendo obligatorio en la UCI de neonatos al entrar desinfectarse las manos con alcohol, y se dieron cuenta de que le daban "ventolin caducado".

Finalmente, señalan "muchos médicos y enfermeras merecen nuestro respeto por el trato recibido hacia mi hijo y hacia nosotros y una minoría merecen nuestro rechazo absoluto por la falta de humanidad, sinceridad y falta de respeto hacia nosotros".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.