Una juez prohíbe que un médico visite a su hija con problemas respiratorios

La madre alega que una exposición al coronavirus Covid-19 sería "fatal" para la menor

Exteriores de los juzgados de Mostoles.
Una juez prohíbe que un médico visite a su hija con problemas respiratorios
jue 16 abril 2020. 15.20H
Una jueza de Móstoles (Madrid) ha acordado suspender hasta el fin del estado de alarma el régimen de visitas de un padre a su hija de tres años con problemas respiratorios al no poderse garantizar la seguridad de la menor durante los trayectos a casa del progenitor, que es médico especialista en urología.

En un auto del pasado 2 de abril, adelantado por la Cadena Ser, la titular del juzgado de primera instancia número 8 de Móstoles ve "inevitable" acoger la petición de la madre, a quien sin embargo reprocha que utilice "la dedicación del padre a la sanidad, sin intentar otras fórmulas de interacción familiar".

Independientemente de la profesión del padre, la razón de la medida acordada es que "no se pueden garantizar sin riesgo para su salud los traslado de menores de tan corta edad sin garantías de cumplir las adecuadas medidas de protección."

No obstante, el juzgado aclara que, una vez superado el estado de alarma, padre e hija podrán disfrutar de "todas las horas y fines de semana" que acuerden entre los progenitores para recuperar las visitas suspendidas.

A falta de acuerdo, la magistrada establece que el padre "disfrutará de todos los fines de semana alternos correspondientes que completen, aún cuando sean consecutivos, y de la posibilidad de visitas intersemanales". Entre tanto, según el auto, la madre deberá facilitar los medios telemáticos para que padre e hija se comuniquen.

Alegaciones 


La jueza dice resolver "por responsabilidad, sustituyendo la sensatez, la mesura y el diálogo" que deberían tener los progenitores. La madre de la niña argumentaba que el progenitor, como médico, está expuesto al virus y forma parte de un colectivo de riesgo, y que una exposición al coronavirus Covid-19 sería "fatal" para la menor, que sufre una infección respiratoria.

Sin embargo, el padre, que llegó a aportar una prueba negativa en Covid-19, contestó que su especialidad es la urología y no ha estado en contacto con personas ingresadas por coronavirus, por lo que a su juicio la menor no corría ningún tipo de peligro.

En un auto muy crítico, la magistrada reprueba que la madre acuda al juzgado "sustituyendo la incapacidad para asumir la autorresponsabilidad" prioritaria, compartida con el padre, en la gestión de la situación de su hija. Y añade que el juzgado tampoco tiene "constancia" de si ella ha comprobado su óptimo estado de salud o de los movimientos que realiza a lo largo del día.

La Fiscalía, que abogó por "la responsabilidad y el sentido común" entre ambos, entendía "desproporcionada" la suspensión d las visitas y solicitó que solo se suspendiesen las acordadas entre semana, pero que se permitiese a la niña dormir en casa de su padre los fines de semana alternos y las vacaciones de Semana Santa. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.