28 de junio de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 19:20
Espacio Sociosanitario > Dependencia

El Tribunal de Cuentas no auditará la Ley de Dependencia entre 2017 y 2018

Publica su hoja de ruta, donde incluye aspectos sanitarios pero no la fiscalización de la dependencia

El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda.
El Tribunal de Cuentas no auditará la Ley de Dependencia entre 2017 y 2018
Redacción
Martes, 10 de enero de 2017, a las 18:40
Las ayudas a la dependencia no pasarán bajo la ‘lupa’ del Tribunal de Cuentas, no al menos en 2017 y 2018. La institución ha publicado su programa de fiscalización donde incluye la hoja de ruta que seguirá estos años para analizar las cuentas de diferentes administraciones y partidas. En sanidad, por ejemplo, el Tribunal de Cuentas tiene previsto revisar las concesiones y justificaciones de ayudas sociales concedidas por el ministerio en programas de atención sociosanitaria en 2015; las prestaciones farmacéuticas de Muface también de ese año; o las cuentas de la Fundación Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III en 2014.

Sin embargo, a pesar de que lo piden hasta tres consejeros, este organismo no abordará la fiscalización de la Ley de la Dependencia, especialmente en lo que se refiere al control del Gobierno y autonomías cuando concedieron ayudas a los dependientes. En el documento facilitado por el Tribunal de Cuentas, estos consejeros aseguran que la institución “no respetó la independencia constitucional” de la proponente, al no incluir en el programa la fiscalización relativa al seguimiento de las recomendaciones efectuadas en este informe.

La consejera Enriqueta Chicano alega que “técnicamente, el seguimiento de recomendaciones ha de hacerse en un momento determinado, ni tan pronto que la Administración no haya podido modificar su comportamiento, ni tan tarde que las recomendaciones contenidas en el informe cuyo seguimiento pretende realizarse, hayan quedado desvirtuadas por el cambio de la situación por el paso del tiempo o por eventuales modificaciones legislativas”.

Asimismo, argumenta que “cuatro años se considera un periodo de maduración idóneo” en un informe para realizar el seguimiento de sus informaciones, teniendo en cuenta, “que así lo considera en primer lugar la consejera proponente”. “Cuando la mayoría del Pleno del Tribunal de Cuentas ha considerado que no se realice por el momento el seguimiento de las recomendaciones de un informe aprobado por el mismo, ha negado la posibilidad de que lo realice el único departamento que puede hacerlo”, denuncia.

Acceda al programa de fiscalización del Tribunal de Cuentas