22 de noviembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 21:35
Especialidades > Cardiología

Un test en AP evita la mayoría de derivaciones por insuficiencia cardíaca

El uso de un biomarcador puede ahorrar hasta el 60% de consultas al especialista por este tema

El cardiólogo Juan José Gómez Doblas.
Un test en AP evita la mayoría de derivaciones por insuficiencia cardíaca
Redacción
Lunes, 21 de agosto de 2017, a las 13:50
La Sociedad Española de Cardiología (SEC), a través de su Agencia de Investigación, ha demostrado que el uso del NT-proBNP, un biomarcador de valor predictivo negativo, podría evitar el 60 por ciento de las derivaciones del médico de Familia al cardiólogo por insuficiencia cardiaca.

Estos resultados, evidenciados en el 'Estudio de mejora de la estrategia diagnóstica y asistencial al paciente con insuficiencia cardiaca de novo en Atención Primaria', cobran importancia ya que la insuficiencia cardiaca es una patología en la que los síntomas, como disnea o dificultad respiratoria, se pueden confundir con otras causas, como obesidad o edad avanzada, por lo que contar con un biomarcador que permita el diagnóstico, no solo reduce la mortalidad, sino que retrasa la progresión de la misma.

"Este biomarcador permite mejorar la capacidad de resolución del médico de Atención Primaria. En un paciente con disnea o edemas y un NT-proBNP normal puede descartarse la presencia de insuficiencia cardiaca y, por tanto, evitar derivaciones innecesarias al cardiólogo u otras pruebas diagnósticas de alto coste directos o indirectos", ha explicado Gómez Doblas, coordinador del estudio.

Para la investigación se han analizado 200 pacientes en fase inicial y 96 en la fase post-implante del NT-proBNP, y de este total, "tan solo" el 40 por ciento de los pacientes con sospecha inicial de insuficiencia cardiaca fueron derivados al especialista. Por otro lado, el diagnóstico de confirmación de esta patología por parte del cardiólogo de los pacientes derivados desde Atención Primaria se incrementó del 31 por ciento al 44 por ciento.

El precio, problema para su implantación

"La posibilidad de disponer de una prueba sencilla que pueda aportar certeza diagnóstica, rapidez de obtención y ser un filtro para el acceso a otras exploraciones más caras y complejas debe considerarse un avance sustancial", han explicado los investigadores en el estudio.

Sin embargo, este biomarcador solo está disponible en algunas áreas sanitarias de Atención Primaria, pues "se trata de un test caro" y se podría realizar un "mal uso" desde Atención Primaria, según el argumento que se utiliza para no implantarlo en su totalidad. No obstante, el estudio demuestra que los médicos de Familia utilizan esta herramienta con una adecuada selección de los pacientes.

"Disponer de este biomarcador en las consultas de Medicina de Familia nos permitiría que fuera coste-efectivo, ya que realmente muchos pacientes no tendrían que acudir al cardiólogo, y tendríamos un diagnóstico precoz de pacientes con una alta morbimortalidad, como son los pacientes con insuficiencia cardiaca", ha concluido el doctor Gómez Doblas.