21 de septiembre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 10:35
Especialidades > Cardiología

Un 33% de los infartos de miocardio letales pasa inadvertido en el hospital

Según revela un estudio que publica 'The Lancet'

Los signos del ataque al corazón no siempre se detectan como tales incluso con el paciente controlado en el hospital.
Un 33% de los infartos de miocardio letales pasa inadvertido en el hospital
Jueves, 02 de marzo de 2017, a las 09:10
Un 33 por ciento de los infartos agudos de miocardio pasa inadvertido en el propio hospital, según se deduce de un estudio que publica The Lancet, porque al paciente no le fue diagnosticado un ataque al corazón a pesar de haber permanecido al menos 28 días ingresado.

La investigación deja así al descubierto la ausencia de un método que identifique los signos y síntomas del infarto agudo de miocardio para que ningún caso quede sin tratar como le corresponde desde el primer momento.

Para dar con el hallazgo, los autores del trabajo analizaron los datos de admisión hospitalaria y muerte de 135.950 personas de Reino Unido en un periodo comprendido entre 2006 y 2010.

A partir de esa información, se propusieron identificar todos los casos de infarto agudo de miocardio diagnosticado como motivo de ingreso o comorbilidad de otras patologías, así como su desenlace clínico, dentro de los 28 primeros días de estancia hospitalaria.

“De los pacientes que murieron por infarto agudo de miocardio, un 51 por ciento lo hizo sin haber ingresado en el hospital los 28 días anteriores al fallecimiento, en tanto que un 49 por ciento falleció dentro de los 28 días que siguieron a su admisión hospitalaria”, aclaran en el artículo.

De estos últimos, un 49 por ciento de ellos, es decir, casi la mitad, fue diagnosticado de forma correcta de infarto agudo de miocardio pero, en efecto, al 33 por ciento no se le atribuyó diagnóstico de ataque al corazón alguno (21.677 pacientes de la muestra total), en tanto que al 18 por ciento restante se le detectaron, además, otras enfermedades concomitantes.  

De este 33 por ciento sin mención alguna, en sus primeros historiales, de infarto agudo de miocardio como diagnóstico, un 76 por ciento permanecía en el hospital en el momento de morir.

Otras alteraciones vasculares y síntomas inespecíficos

El diagnóstico más común en este segmento de pacientes (que en realidad padecían infarto de miocardio) fue el de otras alteraciones vasculares (35 por ciento), incluido el fracaso cardiaco y la fibrilación auricular, así como síntomas diversos, a menudo inespecíficos, como dolor en el pecho, disnea, síncope, alteraciones hemodinámicas o anomalías a la auscultación.

Por todo ello, los autores del estudio advierten de que no se ha investigado lo suficiente el grueso de enfermos que mueren en los hospitales, ingresados, por infarto agudo de miocardio sin que se haya reseñado ese diagnóstico antes de su muerte aun habiendo permanecido en el hospital el paciente, o bien se haya hecho de forma indirecta como una comorbilidad a otra enfermedad.