Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Especialidades > Cardiología

El paro cardiaco tras la actividad sexual es poco frecuente pero letal

A pesar de la presencia de otra persona, solo en un tercio de los casos realizaron la reanimación cardiopulmonar

El autor principal del estudio, Sumeet Chugh.
El paro cardiaco tras la actividad sexual es poco frecuente pero letal
Redacción
Martes, 14 de noviembre de 2017, a las 10:00
Un pequeño porcentaje de casos repentinos de paro cardiaco (SCA, por sus siglas en inglés) están relacionados con la actividad sexual, pero las tasas de supervivencia en estas situaciones son también bajas, según un estudio publicado en 'Journal of the American College of Cardiology' y presentada en las Sesiones Científicas 2017 de la Asociación Americana del Corazón, que se celebran en Anaheim (Estados Unidos).

Los investigadores analizaron la base de datos del Oregon Sudden Unespected Death Study entre 2002 y 2015 para descubrir la frecuencia con la que se produjeron SCA durante o una hora después de la actividad sexual en todas las personas mayores de 18 años. Todos los registros se basaron en informes del servicio médico de urgencias que contienen información detallada sobre la causa de paro cardíaco.

En total, se identificaron 4.557 casos durante el periodo de estudio. De estos, 34 (0,7 por ciento) estaban vinculados a la actividad sexual. El perfil medio de estos pacientes era  hombre, de mediana edad, afroamericano, con antecedentes de patología cardiovascular y que tomaba medicamentos cardiovasculares

La importancia de la reanimación pulmonar

A pesar de que estos casos de SCA relacionados con la actividad sexual fueron presenciados por un compañero, solo les realizaron la reanimación cardiopulmonar (RCP) en un tercio de las ocasiones. Según el autor principal del estudio, Sumeet Chugh, "estos hallazgos resaltan la importancia de continuar los esfuerzos para educar al público sobre la importancia de la RCP por parte de los testigos para tratar el SCA, independientemente de la circunstancia".

Entre las limitaciones del trabajo, los investigadores apuntan la información desconocida sobre la frecuencia de la actividad sexual, por lo que no se pudo determinar el riesgo relativo en comparación con el reposo y la actividad física.