El nuevo método llamado 'Sacora' se realiza por resonancia manteniendo la respiración durante 15 segundos

El CNIC desarrolla una técnica para obtener información del tejido cardíaco
Mapa de T1 obtenido con Sacora y valores promedios - CSIC.


23 mar 2021. 18.20H
SE LEE EN 3 minutos
El Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y Philips, gracias al apoyo del proyecto europeo de 4D-Heart (programa de formación Marie Sklodowska-Curie N722427) coordinado por CNIC, han desarrollado una técnica que permite obtener información de la composición del tejido cardíaco (mapeo por resonancia) en una única apnea, es decir, manteniendo la respiración durante 15 segundos.

La nueva técnica para caracterizar la composición del tejido cardíaco, denominada 'Sacora' (Saturation recovery Compressed Sense Rapid Acquisition) se ha validado en modelo y permite "obtener información cuantitativa de la composición tisular de todo el músculo cardíaco con un tiempo de adquisición drásticamente inferior al empleado por las técnicas de T1 mapping estándar", explica Borja Ibáñez, director del Departamento de Investigación Clínica del CNIC, cardiólogo en la Fundación Jiménez Díaz y miembro del Ciber de enfermedades Cardiovasculares (Cibercv).

La resonancia magnética permite visualizar de manera muy precisa la anatomía (forma) y función (contracción) del corazón. Recientemente se han incorporado técnicas de resonancia magnética adicionales que permiten estudiar, no sólo la forma y función del corazón, sino la composición del mismo. "Estas secuencias de mapeo son equivalentes a un estudio de histología, pero in vivo y de manera no invasiva", apunta Ibáñez, cuyo trabajo se ha publicado en Magma, revista especializada en resonancia magnética.


Composición del tejido cardíaco 


Se ha demostrado que la composición del tejido cardíaco tiene un papel importante en la propensión a desarrollar problemas cardíacos en el futuro. La técnica de 'T1 mapping' permite visualizar esta composición del músculo cardíaco y, por tanto, se está convirtiendo en rutinaria para el estudio de enfermedades cardíacas. Estas técnicas obtienen los llamados mapas de T1 (T1 mapping en inglés), que miden una propiedad intrínseca (denominada tiempo de relajación) del tejido cuando se expone al campo magnético de la resonancia.

Usando estas técnicas de mapas de T1, se puede estudiar la presencia de áreas de fibrosis microscópica que no son visualizables con métodos clásicos. Esta fibrosis difusa se asocia a desarrollo de arritmias, insuficiencia cardíaca y otras entidades malignas. Hasta este momento, para obtener estos mapas de T1 de todo el corazón, había que hacer un barrido del corazón, realizando múltiples "fotos" fijas para abarcar todo el ventrículo, "a modo de rodajas de salchichón", explica Ibáñez.

Con esta nueva metodología, no es necesario realizar la adquisición "rodaja a rodaja" para obtener la información de todo el corazón, sino que se puede adquirir todo el volumen (3D) del corazón de una sola vez.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.