26 abr 2019 | Actualizado: 09:10

"Un reloj inteligente no va a sustituir nunca a un estudio Holter"

José María Guerra, de la SEC, considera que la comunidad médica no puede cerrar los ojos ante estos nuevos dispositivos

José María Guerra Ramos, presidente de la Sección de Electrofisiología y Arritmias de la SEC.
"Un reloj inteligente no va a sustituir nunca a un estudio Holter"
mar 19 marzo 2019. 09.10H
El Apple Watch puede ayudar a detectar la fibrilación auricular según un estudio que ha involucrado a más de 400.000 sujetos de la población general. El trabajo, que fue presentado durante el Congreso del American College of Cardiology (ACC) 2019, informó que el uso del dispositivo para identificar el pulso irregular ayuda a identificar esta arritmia cardiaca.

En particular, este reloj identificó un ritmo irregular en el 0,5 por ciento de la población estudiada y, en aquellos que posterioremente fueron monotorizados con un parche de electrografía, mostró un valor predictivo positivo para detectar fibrilación auricular de 0,84. 

"El valor predictivo positivo del 84 por ciento respalda la capacidad de identificar correctamente la fibrilación auricular entre los notificados de un ritmo irregular por el reloj", ha explicado el co-investigador principal, Marco Perez, de la Stanford University, en California, Estados Unidos. "Por lo tanto, una notificación positiva por parte del reloj podría ayudar a informar la evaluación clínica junto con la historia clínica y el examen". 

Así, el presidente del estudio, Kenneth Mahaffrey, también de la Stanford University, ha explicado a Medscape que considera que los resultados "confirman que el algoritmo y la precisión en torno a las mediciones" que han hecho "son una base adecuada para avanzar y estudiar esto más a fondo sobre cómo integrarlo en la atención clínica". 

Asumir su uso 


En España, hemos preguntado qué piensan los cardiólogos de que haya nueva tenología que registre los síntomas de fibrilación auricular o alertar de la caída excesiva del ritmo cardiaco. La respuesta es que nunca van a sustituir a un electrocardiograma, pero son positivos. 


"No tiene ningún sentido que la comunidad médica nos pongamos en contra de los teléfonos inteligentes"


"Tenemos asumir que están en el mercado, que la gente los compra y que los van a utilizar. No tiene ningún sentido que la comunidad médica nos pongamos en contra de los relojes inteligentes", ha asegurado José María Guerra Ramos, presidente de la Sección de Electrofisiología y Arritmias de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

"Algo distinto -ha añadido- es que un reloj inteligente no va a sustituir nunca un estudio Holter. Para identificaciones del ritmo correctas o para determinaciones de determiadas alteraciones del ritmo, la tecnología actual de los teléfonos inteligentes no nos van a dar tanta información como la que nos da este estudio".

Sin sobrecarga 


Algunos de los comentarios médicos recogidos por Medscape que son contrarios al uso de esta tecnología es que puede suponer una sobrecarga para el sistema sanitario, sobre todo entre las personas que a priori no tienen por qué tener problemas de salud graves. 

"Los resultados muestran que el valor predictivo positivo y el valor predictivo negativo es bastante bueno, pero evidentemente vas a tener falsos positivos. Y un paciente con un falso positivo pues le vas a someter a pruebas". 

"Creo que el volumen no es suficiente como para que nos tenga que preocupar. Tenemos que ver el lado bueno, y es que a la personas de mediana edad que pueden tener episodios de arritmias totalmente asintomáticos igual, al disponer de estos aparatos, nos va a permitir diagnosticar y conocer que tiene este trastorno de forma avanzada. En todo este tipo de tecnología ganas y pierdes. Habrá más pruebas de gente que se somete a prubas innecesarias, pero por los datos que van saliendo el número no será tanto como para preocupar", ha añadido. 

"Algo distinto es comenzar a encontrar episodios de corta duración en gente joven y que no sepamos qué hacer con ello. Estamos acostumbrados a encontrar signos de enfermedad en pacientes con sospecha, pero si los encontramos en pacientes sin sospecha de enfermedad, el problema es que no vamos a saber qué hacer con ellos. Nos surgirán nuevas dudas y tendremos que estudiar y resolverlas. Es un cambio de orientación y una nueva ventana sobre un tipo de trastornos que no sabremos exactamente qué significado tienen, es decir, la detección de pequeñas arritmias en gente joven, o gente muy deportistas. Es un campo que desconocemos. Pero no porque lo desconozcamos tenemos que cerrar los ojos a ello", ha concluido.  
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.