17 de agosto de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 20:10
Especialidades > Cardiología

"La insuficiencia cardiaca es una plaga de peor pronóstico que el cáncer"

El nuevo Ciber de Cardiología se centra en la investigación de este cuadro de elevada incidencia

Francisco Fernández Avilés, director del Cibercv.
"La insuficiencia cardiaca es una plaga de peor pronóstico que el cáncer"
Lunes, 02 de enero de 2017, a las 10:50
El año se estrena con un nuevo centro de investigación biomédica en red solo para Cardiología (Cibercv), constituido en diciembre, que dirige Francisco Fernández Avilés, jefe del Servicio de la especialidad en el Gregorio Marañón de Madrid. Sus funciones potencian varias líneas de investigación entre las que sobresale la centrada en la insuficiencia cardiaca, que el cardiólogo identifica como una de las patologías más prevalentes en la población general y de pronóstico incierto, en general mucho peor “que el de los cánceres más malignos”.

Ha dirigido, desde 2006, la red nacional de investigaciones cardiovasculares del Instituto de Salud Carlos III. ¿De qué ha servido esta iniciativa española?

La red de investigación cardiovascular y las Retics [redes temáticas de investigación corporativa] en general, representan uno de los hitos más relevantes de la trayectoria del Instituto de Salud Carlos III y de la investigación biomédica española, al haber introducido la necesidad de la investigación cooperativa como única vía de responder a las principales cuestiones que plantea la salud.

Además, lo ha hecho aprovechando los recursos en un marco nacional de excelencia, centrado en la poderosa plataforma que es el Sistema Nacional de Salud (SNS). Gracias a la red cardiovascular se ha reforzado la importancia del tejido asistencial como verdadera base de la ciencia médica, se ha conectado la asistencia con la ciencia traslacional y básica y se ha conseguido, en fin, un alto nivel de relación y de mestizaje de las personas dentro de ese conjunto, con especial atención a la promoción de los más jóvenes.

¿Qué principal diferencia cualitativa en su labor va a suponer, ahora, ponerse al frente del Cibercv?

En dicha trayectoria, el Cibercv constituye un salto cualitativo de enorme magnitud. En realidad, se trata de un centro de investigación sin ladrillos, con las mismas capacidades y servidumbres, pero distribuido por todo el territorio nacional.

Dentro de un marco legal y operativo muy exigente, presidido por la excelencia, el Ciber está controlado de forma estricta por la Intervención General del Estado; es plenamente transparente y es autónomo. En él, la permanencia y financiación de los grupos dependen de los resultados científicos de forma exclusiva, del nivel de cooperación nacional e internacional y del impacto de estas acciones en la salud y prosperidad de la sociedad, de lo que hay que dar estricta y detallada cuenta de forma continuada.

La personalidad jurídica propia del Ciber añade a todo lo anterior una gran flexibilidad de gestión, la capacidad de firmar convenios con entidades públicas o privadas y –muy importante– la capacidad de concurrir a las convocatorias nacionales e internacionales de investigación como un centro único.


"Nuestros grupos de investigación permanecen solo si obtienen buenos resultados científicos"


¿Por qué cree necesario un Ciber centrado en enfermedad cardiovascular más allá de la citada red o de la existencia de las sociedades científicas?

Por encima de cualquier otro grupo de enfermedades, la plaga cardiovascular continúa siendo el principal desafío de salud al que se enfrentan las sociedades organizadas, que deben reforzar y coordinar la investigación en este campo. En nuestro caso, debe aprovecharse además la capacidad para hacerlo del SNS.

El Ciber es una continuidad necesaria de la red y el aliado perfecto para cualquier organización pública o privada dedicada a la salud cardiovascular. Sus características, ya descritas, posibilitan la fusión entre la excelencia científica y la  posibilidad de aprovechar las capacidades de investigación biomédica y asistencial en todo el país y en un marco de evaluación rigurosa donde se exige producir conocimiento con alto impacto social y formar nuevos investigadores cardiovasculares de élite.

La personalidad jurídica del Ciber permite complementar, por medio de convenios, los esfuerzos loables que hacen, desde hace años, las administraciones, las universidades, las sociedades científicas, las asociaciones de pacientes y el tejido productivo.

¿Cuáles son las líneas de investigación en que se va a centrar el Ciber?

Apoyándose en el asesoramiento del Comité de Dirección y del Comité Científico Externo, el director científico del Cibercv adquiere la responsabilidad de configurar un plan de investigación y de formación que tenga impacto real sobre la sociedad.

Este plan debe estar enfocado a las prioridades de salud de su área temática en nuestro medio y ser viable de acuerdo con las capacidades de los grupos que han sido seleccionados por el Instituto de Salud Carlos III en concurrencia competitiva.  

Sobre esta base, se está perfilando un proyecto científico para el Cibercv que gira alrededor de los ejes longitudinales que representan las patologías cardiovasculares con más prevalencia o malignidad, incluyendo el daño miocárdico de causa isquémica o genética, la insuficiencia cardiaca, las arritmias con impacto sobre la calidad de vida o riesgo de muerte repentina y la aterotrombosis coronaria o las alteraciones de las estructuras cardiovasculares.

Se pretende aumentar el conocimiento y buscar terapias eficaces en estos campos mediante acciones transversales preclínicas y clínicas de excelencia, entre las que destacan la Medicina de precisión o personalizada a través de la identificación de biomarcadores diagnósticos y pronósticos y los estudios epidemiológicos.

De esas líneas de investigación, ¿cuál es el campo de conocimiento del que más urge investigar por la prevalencia y gravedad de la enfermedad?

Todas son líneas prioritarias, porque en ellas coincide una alta prevalencia o el desconocimiento de los mecanismos biológicos y moleculares involucrados en su aparición y desarrollo.


"La personalidad jurídica del Cibercv permite competir por las subvenciones como una sola entidad"


Además, se encuentran científica y clínicamente solapadas. Por ejemplo, la insuficiencia cardiaca tiene una prevalencia elevadísima y un pronóstico que es peor que el del cáncer más maligno, habiéndose llegado a un techo en su conocimiento y manejo que exige mucha investigación e innovación.

La etiología fundamental de este problema es la destrucción cardiaca por aterotrombosis coronaria, cuyos mecanismos moleculares están todavía pendientes de dilucidar y constituyen una clara prioridad científica. En el espectro evolutivo de este proceso, surge frecuentemente la muerte repentina por arritmias, estando pendiente todavía la caracterización de su sustrato y la identificación de terapias eficaces. Otras patologías cardiacas, como las estructurales o las de base genética, están en circunstancias parecidas.          

Además, se anuncian dos programa estructurales. Uno de ellos, en biomarcadores y plataformas. ¿En qué consiste exactamente?

Se está definiendo un plan de investigación en la patología estructural del corazón o de los grandes vasos (valvulopatías y enfermedades de la aorta entre otras) rodeada de muchas incógnitas que empiezan a resolverse con los avances recientes de la biología molecular y el desarrollo de nuevas técnicas de imagen y de estudio de la fisiología cardiovascular; todo lo cual está abriendo grandes oportunidades, ante todo en el campo de la innovación en terapias poco invasivas e imagen. La experiencia previa con la red cardiovascular ha identificado un gran potencial en este campo que pretende potenciarse con el Cibercv y que va a enfocarse, en especial, en hacer más rentables nuestras plataformas del SNS.

Los biomarcadores son elementos accesibles por determinaciones analíticas o técnicas de imagen que se miden de forma objetiva y sirven como indicadores de normalidad o anormalidad biológica, estructural o funcional, lo que les confiere utilidad diagnóstica o de monitorización de las medidas terapéuticas. Su aplicación aislada o en conjunto se ha convertido en el eje de la Medicina personalizada o de precisión y constituyen un desafío científico y de innovación de primera magnitud al que el Cibercv quiere responder con uno de sus programas.


Los biomarcadores son "uno de los principales desafíos" de la Cardiología


En cuanto a los otros dos restantes, epidemiología y prevención cardiovascular, ¿adolece España, en este momento, de falta de información de este tipo?

El conocimiento epidemiológico y la prevención son siempre asignaturas pendientes de la Medicina cardiovascular, porque el impacto sobre la salud social de las patologías cambia de forma constante, ante todo en el terreno de la longevidad y de la cronicidad y porque la anticipación es la obligación prioritaria de la Medicina del siglo XXI en este contexto. El Cibercv parte de una situación heredada de la red muy favorable, que se pretende reforzar con las ventajas competitivas explicadas previamente, especialmente con su capacidad legal de aliarse con las administraciones públicas y distintos tipos de organizaciones públicas o privadas.

¿Cuál es el grado de capacidad cooperativa, a la hora de investigar, de los hospitales españoles (por ejemplo, del Gregorio Marañón con otros de la Comunidad de Madrid y del resto de España)?

Sobre el papel, esta capacidad es elevadísima porque el SNS, los centros de investigación, los institutos de investigación sanitaria aglutinan mucho talento y dan un servicio asistencial bastante uniforme a la totalidad de la población española. La labor del Instituto de Salud Carlos III en las últimas décadas ha sido precisamente el desarrollo de acciones de investigación cooperativa que faciliten la rentabilización científica de esta plataforma en beneficio de la salud. Las Retics y los CIBER han contribuido, sin duda, a lograr este objetivo.

¿Reciben una financiación aceptable los hospitales españoles en investigación cardiovascular, desde su punto de vista?

La financiación dista mucho de ser aceptable, existiendo además gradientes enormes y sensibilidades muy diferentes dentro del territorio español. Es un exponente más de lo poco que se valora y promociona en nuestro entorno la búsqueda de la independencia y del bienestar social a través del talento.