25 de mayo de 2018 | Actualizado: Viernes a las 20:10
Especialidades > Aparato Digestivo

El tumor intestinal, condicionado por el equilibrio de una proteína

Dos variantes de una misma proteína controlan el crecimiento celular que da lugar, o no, a un cáncer

Un gen llamado Nubbin crea dos variaciones de una misma proteína que tienen efectos opuestos en la madurez de las células madre.
El tumor intestinal, condicionado por el equilibrio de una proteína
Redacción
Martes, 24 de abril de 2018, a las 17:20
Investigadores de la Universidad de Estocolmo, en Suecia, han descubierto un nuevo mecanismo para regular las células madre en el intestino de las moscas de la fruta y que una proteína pueda retardar el crecimiento de tumores en el tejido intestinal, lo que ayudará a entender el mecanismo de cómo se producen las enfermedades en los intestinos humanos.

En un intestino sano, la mucosa intestinal se regenera continuamente a partir de células madre. La proliferación celular debe regularse para que ocurra a la misma velocidad que la eliminación de las células viejas y dañadas, puesto que una proliferación demasiado rápida de células madre puede causar tumores, y una proliferación demasiado lenta puede hacer que las paredes intestinales no se regeneren normalmente, lo que produce inflamación.


"Uno puede comparar esta proteína con el Yin y el Yang, las dos extremidades de la filosofía china"


Mediante el estudio de la regeneración intestinal en moscas de la fruta, los científicos descubrieron un nuevo mecanismo utilizado por las células intestinales para determinar si deberían continuar dividiéndose o en su lugar madurando y desarrollándose en células especializadas con funciones específicas. El intestino de la mosca de la fruta tiene muchas similitudes con el intestino humano y, por lo tanto, a menudo se usa en investigaciones para evaluar cómo se regulan las células madres y cómo se forman los tumores.

Los investigadores encontraron que un gen en la mosca de la fruta llamado Nubbin crea dos variantes de proteína, Nub-PB y Nub-PD, que tienen efectos opuestos sobre la formación y la madurez de las células madre. En un intestino sano y normal, estas dos proteínas se equilibran y se complementan entre sí. Cuando hay más de Nub-PB en relación con Nub-PD, las células madurarán más rápidamente. Cuando los investigadores elevaron el nivel de Nub-PD en relación con Nub-PB, se formaron nuevas células madre, y cuando hubo una falta completa de Nub-PB, estas células no pudieron madurar y se formaron tumores.

“Uno puede compararlo con el Yin y el Yang, las dos extremidades de la filosofía china que se contrarrestan entre sí y crean un equilibrio”, señala la responsable del estudio, publicado en Stem Cell Reports, Ylva Engström, profesores del Departamento de Biociencias Moleculares de la Universidad de Estocolmo.

Retrasar el crecimiento de tumores

Además, se descubrió que Nub-PB puede retardar el crecimiento de tumores en el intestino de la mosca de la fruta. Los investigadores crearon tumores a través de la manipulación genética, pero cuando aumentaron simultáneamente la cantidad de Nub-PB en las células intestinales, no se formaron tumores. Por ello, Nub-PB es un supuesto “supresor tumoral”.

Otra proteína estrechamente relacionada también está presente en los humanos; se llama Oct1 y, a su vez, está estrechamente vinculada con Oct4. Se ha demostrado que Oct1 tiene muchos vínculos con enfermedades tumorales en humanos, y parece que Oct1 está, a menudo, mutado en estos casos. Oct4 es un factor de células madre bien estudiado con la capacidad de permitir que las células humanas se dividan y funcionen como las células madre.

“Una interrupción del equilibrio entre estos reguladores puede tener consecuencias muy graves y provocar inflamación, infecciones y tumores”, dice Ylva Engström. A la larga, entender más a fondo estos mecanismos puede iluminar más acerca de cómo ocurren las enfermedades intestinales y contribuir al desarrollo de nuevos medicamentos para prevenirlas y curarlas.