Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 15:30

Andalucía, Canarias, Cantabria y Cataluña entorpecen el desarrollo de la prescripción enfermera

El Consejo Interterritorial debería haber aprobado ya el borrador de Real Decreto

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Enrique Pita. Madrid
El proyecto de Real Decreto que desarrollará la prescripción enfermera está en punto muerto. El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud debería haber aprobado a estas alturas el borrador, sin embargo, ha encallado en dos aspectos fundamentales. Por un lado, el listado de medicamentos susceptibles de ser prescritos por el profesional de Enfermería, y por otro, en los criterios de acreditación de la formación de dichos profesionales.

Foto de familia del último Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, celebrado en Santiago de Compostela.

Según han asegurado a Redacción Médica fuentes cercanas a este proceso, Andalucía, Canarias, Cantabria y Cataluña no aceptan que sea el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad quien defina estos dos aspectos, tal y como marca la Ley 28/2009 que regula la prescripción enfermera. Así, estas cuatro comunidades autónomas quieren imponer sus propios criterios, cuando la lógica, y la ley, dicta que debe establecerse una norma común de ámbito nacional que no permita que haya distinciones entre personal de Enfermería.

Es en el aspecto de la formación donde parece haber mayores diferencias de criterio. En la norma actual, el nuevo grado de Enfermería aplicado a raíz de la entrada en vigor del Plan Bolonia aumenta las horas dedicadas a Farmacología en la formación de los profesionales y, además, añade entre 150 y 180 horas dedicadas a la prescripción enfermera.

La pregunta que cabe hacerse es qué ocurre con los profesionales de Enfermería ya diplomados. Para resolver esta situación, el Consejo General de Enfermería ha acelerado la creación de un programa formativo para adquirir las competencias necesarias para indicar, usar y autorizar medicamentos y productos sanitarios con calidad y seguridad, en el que ya participan cerca de 50.000 profesionales.

Pero, sin embargo, esto no parece contentar a las cuatro autonomías que difieren del criterio común, que pretenden rebajar el número de horas de formación, lo que podría dar lugar a la creación de dos categorías bien diferenciadas dentro del personal de Enfermería.