Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

La experiencia indica que la figura del gerente autonómico es clave

Dos exdirectores valoran la importancia de estos gestores en el organigrama

Martes, 13 de marzo de 2012, a las 20:40
María Márquez. Madrid
El Real Decreto 19/2012, de 9 de marzo, de reestructuración orgánica del Servicio de Salud de las Islas Baleres, ha supuesto que la consejera de Salud, Familia y Bienestar Social, Carmen Castro, tome las riendas de la entidad, no solo desde el ámbito político sino también desde el punto de vista gerencial y financiero, apoyándose en dos vicepresidencias (asistencial y económica) que recaen en dos Direcciones Generales (Salud Pública y Consumo, y Gestión Económica). La medida ha supuesto la destitución de Juan José Bestard al frente del Servicio de Salud.

Una iniciativa que los expertos no han tardado en valorar. Es el caso de Josep María Sabaté, portavoz de Sanidad del Partido Socialista de Cataluña (PSC) en el Parlamento catalán y exdirector del Servicio Catalán de Salud (SCS). Sabaté tilda la decisión del Gobierno balear de “gravísimo error”, augura “ineficiencias” y asegura que “tras este descabezamiento, nadie va a cuidar la dirección del gerente”.

Josep María Sabaté, portavoz de Sanidad del PSC en el Parlamento catalán y exdirector del SCS.

Para Sabaté, supone una vuelta a la estructura del Insalud

Fuentes de la Consejería de Salud, Familia y Bienestar Social han aclarado a Redacción Médica que la destitución de la figura del gerente “no es una ventaja” en sí misma sino una “consecuencia de la nueva estructura orgánica”. Una estructura “horizontal” que refuerza el papel de la consejera, argumento no entendido por Josep María Sabaté, quien argumenta que esos lazos de “dependencia directa” de Castro “ya los tenía”, como sucede en cualquier otra consejería. Por otro lado, la decisión balear no tiene sentido para Sabaté en términos de “contratación y estipulación de la calidad necesarios en un proceso de mercado, así se pierde la eficacia y se vuelve a la estructura del Insalud; entonces acabamos antes si devuelven las competencias al Estado, ya que así ahorrarían aún más dinero”, apunta. En esta línea, no descarta que sea un modelo a extender al resto del Estado.

En opinión del exdirector del SCS, los estímulos a la calidad e incentivos que recaen, entre otras tareas, en la labor del gerente de un servicio regional de salud, no van a ser impulsados, “nadie va a cuidar la dirección”. Además, resalta que el papel de “asegurador” que tiene un servicio de estas características no se debería entremezclar con el “rol político”. 

Manuel Cervera define el rol de “fundamental”

Manuel Cervera, portavoz de Sanidad del PP en la Comisión del Congreso, exconsejero en Valencia y exdirector de la Agencia Valenciana de la Salud.

Preguntado por la importancia de la figura del director gerente en los servicios autonómicos de salud, el portavoz de PP en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso, Manuel Cervera, define este rol como “fundamental” en el organigrama de una consejería de sanidad. Como “persona de confianza del consejero”, Cervera considera que en las manos del gestor recaen el “buen funcionamiento de la red sanitaria”, el contacto con gestores “del más alto nivel”, así como el asesoramiento al consejero.

De su trayectoria (antes de convertirse en consejero) al frente de la Agencia Valenciana de Salud, junto a los consejeros Vicente Rambla y Rafael Blasco, el ahora portavoz del PP recuerda la importancia del “contacto directo, día a día” con gestores y profesionales, conociendo en primera instancia “los problemas” que a continuación trasladaba a los titulares de la sanidad valenciana. Mientras que el consejero tiene una “visión más política y de diseño de las estrategias de gestión”, es responsabilidad del gerente “ejecutar esas políticas de gestión”, estando “alineados” junto a directivos y el conjunto de la comunidad sanitaria autonómica. “Esa es la fórmula del éxito”, recalca Cervera.

Ante la posibilidad de aligerar las estructuras de las consejerías suprimiendo este cargo, Manuel Cervera respeta las decisiones que “dependan del modelo de cada consejería”, aunque insiste en que ese modelo “debería ser como el de cualquier empresa”.