Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Urólogos aprenden en La Ribera una técnica que elimina piedras del riñón sin heridas quirúrgicas

Esta práctica evita realizar grandes cortes con bisturí, propios de la cirugía convencional, lo que minimiza las complicaciones con una operación más segura y acelera la recuperación del paciente

Viernes, 17 de octubre de 2014, a las 16:59
Redacción. Valencia
Un grupo de urólogos de diversos hospitales españoles han aprendido este viernes en el Hospital Universitario de La Ribera, en Alzira (Valencia), la innovadora técnica de Cirugía Retrógrada Intrarrenal (CRIR), una intervención mínimamente invasiva que elimina las piedras del riñón sin heridas quirúrgicas.

Equipo médico de La Ribera.

Según ha explicado el centro en un comunicado, la CRIR es una técnica mínimamente invasiva en la que para erradicar los cálculos renales se accede al riñón del paciente a través de su aparato urinario y siguiendo la propia anatomía, “sin necesidad de realizar los grandes cortes de bisturí propios de la cirugía convencional, lo que minimiza las complicaciones con una operación mucho más segura y acelera la recuperación del paciente”.

Este grupo de urólogos nacionales ha asistido a cuatro sesiones de operaciones realizadas en el centro sanitario de Alzira mediante esta técnica, tras una sesión formativa en la que han intercambiado opiniones sobre los beneficios de esta cirugía.    

La visita de estos especialistas, venidos de diferentes centros españoles como el Complejo Universitario Hospitalario de A Coruña o los Hospitales de Toledo, Torrejón, Burgos, el General de Alicante o el General de Elche, responde a que la CRIR “se ha convertido en una de las técnicas más recomendadas en los foros médicos internacionales para el tratamiento de la litiasis o cálculo renal”.

En este sentido, el de La Ribera se ha convertido, junto al el de Galdakao -en Vitoria-, en hospital de referencia nacional para la formación de esta cirugía, “gracias a su larga experiencia en la utilización de esta técnica -cerca de 700 intervenciones realizadas- y ser uno de los centros con más casos descritos y publicados a nivel nacional”, ha añadido.

Casos complejos

Los cuatro pacientes intervenidos en el centro sanitario de Alzira tenían alojadas varias piedras de entre uno y dos centímetros de tamaño en diferentes zonas del riñón, lo que convertía estas cirugías en “casos complejos” de intervenir.

Según explica el doctor José Luis Palmero, Jefe de la Unidad de Litotricia del Hospital de Alzira y coordinador de las cuatro cirugías realizadas, “para llegar hasta el riñón del paciente a través de su aparato urinario, se utiliza un dispositivo denominado ureteroscopio flexible conectado a una cámara de alta definición que nos permite observar las características de las piedras de una forma mucho más precisa que en la cirugía tradicional”.

Además, al ser flexible, “este ureteroscopio permite alcanzar cualquier parte del interior del riñón en el que se encuentre la piedra que deseamos eliminar”. Una vez localizadas las piedras, este mecanismo las posiciona y las fragmenta con el conocido como Láser Holmium para que, posteriormente, sean eliminadas por el paciente a través de la orina de manera espontánea.

Según el especialista, “con esta cirugía el Hospital de La Ribera está alcanzando actualmente unos resultados de éxito cercanos al 94 por ciento en casos complejos de litiasis de más de dos centímetros”, siendo una cirugía con un postoperatorio corto, generalmente de una noche, y cómodo para el paciente, puesto que no existen prácticamente complicaciones postoperatorias."

En 2013 la Unidad de Litotricia del Hospital de Alzira realizó la primera intervención en España de Microcirugía Percutánea, la más innovadora técnica quirúrgica a nivel mundial para eliminar las piedras en el riñón, todavía no implantada en el territorio nacional.