Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

Urología, Trauma, ORL y productos de Cirugía Cardiovascular también se reorganizarán

El Ministerio trabaja con sociedades científicas y comunidades autónomas en este proyecto

Miércoles, 20 de marzo de 2013, a las 17:43

Redacción. Madrid
El Ministerio de Sanidad prosigue con la tarea de “poner racionalidad” en el sistema sanitario de nuestro país, y a las iniciativas legisladoras emprendidas durante el primer año de legislatura, más las que están por venir ya anunciadas (entre ellas el esperado registro de profesionales), se le suma la reorganización de los servicios hospitalarios. Tras una primera “tanda” de cuatro áreas, las correspondientes a Cirugía Cardiaca, Oncología, Trasplantes y Neurocirugía, como este periódico adelantó en primicia el pasado 7 de noviembre, a las que se ha sumado la cirugía menor ambulatoria, según se abordará mañana en el Consejo Interterritorial, donde se espera que Ministerio y comunidades autónomas den el visto bueno al traslado de estas intervenciones del hospital a Primaria (noticia también adelantada por Redacción Médica el 12 de marzo), está previsto que en fechas próximas se sumen cuatro nuevas áreas hospitalarias: Urología, Otorrinolaringología, Traumatología y Cirugía Cardiovascular, pero en este último caso centrado en productos y servicios centralizados de compras.
 

Agustín Rivero, director general de Cartera Básica del Sistema Nacional de Salud y Farmacia.

Con esta iniciativa de reorganización de servicios hospitalarios, Sanidad trata de recabar criterios generales de optimización de servicios bajo criterios de calidad y seguridad del paciente, para lo que está contando con la colaboración de las sociedades científicas de las áreas que se analizan. El objetivo final es establecer una serie de ratios y criterios mínimos para concentrar estos servicios, o incluso proceder a su cierre en el caso de que no cumplan esos parámetros.

Entre los criterios que baraja el Ministerio se encuentran qué población deben cubrir las unidades clínicas, qué experiencia deben tener los profesionales para formar parte de ellas y cuántos pacientes deben tratar al año. Además de con las sociedades científicas, Sanidad está trabajando en esta iniciativa con las comunidades autónomas, que en definitiva son las administraciones que deberán aplicar las recomendaciones emanadas del Ministerio y proceder a esa reorganización de servicios hospitalarios dentro de su ámbito competencial.