Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 18:50

Un robot administra la ‘quimio’ en el Clínic de Barcelona

Los citostáticos también entran menos en contacto con el profesional

Miércoles, 28 de enero de 2015, a las 12:31
Redacción. Barcelona
El Servicio de Farmacia del Hospital Clínic de Barcelona se ha dotado de un robot pionero para preparar la quimioterapia de los pacientes oncológicos de forma automática y “sin errores”, teniendo en cuenta que permite monitorizar el proceso y reducir la manipulación de los farmacéuticos del centro.

Josep Maria Piqué, director del Clínic de Barcelona.

Lo ha explicado este miércoles el responsable del Servicio de Hematología del centro, Álvaro Urbano-Izpisúa, quien ha presentado el robot junto con el responsable del Servicio de Farmacia, Carles Codina; el consejero de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz; el director del hospital, Josep Maria Piqué, y la presidenta de la Fundación Oncológica de Catalunya (FOC), Dolores de Oya.

Las sustancias que se mezclan para preparar la quimioterapia de cada paciente –técnicamente conocidas como citostáticos– son “peligrosas y tóxicas”, ha destacado Codina, que ha concretado que, con el nuevo robot, se mejora la seguridad de los sanitarios, que reducen el contacto con los elementos, y de los pacientes, que reciben un tratamiento bien preparado.

La máquina, que en breve se instalará también en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, es fruto de una donación de la FOC y tiene un coste de entre 400.000 y un millón de euros, ha dicho Codina, quien ha destacado que permite preparar unas cien dosis de quimioterapia al día. De acuerdo con este especialista, “el médico prescribe al paciente una tanda de quimioterapia y la envía por ordenador a Farmacia. El farmacéutico la valida y le da la orden al robot, que lo prepara sin riesgos”.

La preparación de citostáticos que se administran vía intravenosa es “muy rigurosa”, ya que cada paciente necesita una dosis determinada en función de su tumor, ha añadido Codina, quien ha destacado que, cuando se hace de forma manual, se producen errores, lo que obliga a descartar la preparación y repetir el proceso.

Dos brazos

El robot dispone de dos brazos que trabajan de forma independiente y proporcionan una “trazabilidad muy precisa y sin margen de error”, lo que permite incrementar la eficiencia porque no se descartan medicamentos mal preparados.
Codina ha explicado que la máquina se limpia sola, lo que “reduce todavía aún más la exposición de los profesionales a las sustancias tóxicas”, y ha añadido que el robot está capacitado para hacer cinco preparaciones al mismo tiempo.