Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 17:40

UGT acusa a Salud de la clausura de más de 1.000 camas en cuatro años

El sindicato se muestra convencido, por razones históricas, de que no se reabrirán

Miércoles, 16 de julio de 2014, a las 16:03
Redacción. Barcelona
El sindicato UGT de Cataluña ha acusado este miércoles a la Consejería de Salud de la Generalitat del cierre estructural de más de 1.085 camas en los principales hospitales públicos catalanes desde 2010 hasta ahora, más allá de los meses de verano, por criterios puramente economicistas y que buscan un cambio del modelo sanitario catalán.

“Se aprovecha el periodo estival para cerrar camas estructurales, como ha venido sucediendo desde el año 2010”, ha dicho la secretaria de Estado del Bienestar y Trabajo de UGT en Catalunya, Laura Pelay, que ha argumentado que los 15 principales hospitales catalanes contaban con 7.589 camas en 2010 y en 2014 disponen de 6.504.

En rueda de prensa, el secretario general de UGT en el Hospital de Bellvitge, en L'Hospitalet de Llobregat, Enric Juvé, ha criticado que “hay un interés claro de la Generalitat de cargarse el modelo sanitario catalán como existe ahora para dar paso a un modelo solo de consorcios en que también participen entidades privadas con interés de lucro”, en el marco de un modelo extendido por toda Europa, ha dicho.

Los sindicatos han tenido en cuenta los hospitales de Bellvitge, Vall d'Hebron, Can Ruti, el Clínic, el Sant Pau, Viladecans, el Parc Taulí, el Consorcio Sanitario de Terrassa, el Arnau de Vilanova de Lleida, el Joan XXIII de Tarragona, el Verge de la Cinta de Tortosa y Badalona Serveis Assistencials.

Pelay se ha mostrado convencida de que estas camas no se reabrirán porque “la historia es tozuda” y así lo ha demostrado, y ha cargado contra la política de opacidad y falta de transparencia que, ha dicho, practica el Servicio Catalán de la Salud (Catsalut).

Sobre la crítica del consejero de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, acerca de la simplificación que supone medir la calidad asistencial por el número de camas, la secretaria de Estado del Bienestar de UGT ha replicado de forma escueta al consejero: “Que venga a ver a un enfermo de cáncer colocado en una litera”.

Las plantillas, al límite

La situación de las camas hospitalarias se ha agravado este año por la situación de las plantillas que, ha argumentado la delegada del sindicato en Vall d'Hebron, Mari Carmen Martínez, que ha argumentado que se encuentran al límite y en el Instituto Catalán de la Salud (ICS) el personal se ha reducido en un 39 por ciento, mientras las sustituciones de personal se han reducido de forma drástica en general, ha señalado junto al secretario general de UGT en el Parc Salut Mar, Manolo Royo.

Juvé ha acusado a la Consejería de Salud de derivar actividad y pruebas diagnósticas de pacientes a institutos privados, como la Fundación Pere Clavé y centros de diagnóstico por la imagen, cuando en realidad hay muchos hospitales públicos que cuentan con maquinaria y tecnología para llevar a cabo estas necesidades del sistema.