21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

El nuevo protocolo de asistencia sanitaria al accidentado de tráfico gira en torno a los primeros 60 minutos

Atención adecuada in situ y centros habilitados para la atención al politraumatizado reducen la mortalidad hasta un 15 por ciento

Miércoles, 23 de febrero de 2011, a las 18:15
Redacción. Madrid
El Director General de Salud Publica, Ildefonso Hernandez, ha presentado el protocolo/guia de actuaciones y buenas prácticas en la atención sanitaria inicial al accidentado de tráfico (AT) en una jornada sobre esta materia a la que han asistido más de 300 profesionales. En la presentacion han participado también el director general de Tráfico, Pere Navarro, y el subdirector general de Samur Protección Civil, Ervigio Corral. El protocolo ha contado con la colaboración de nueve comunidades autonómas y los ministerios de Sanidad e Interior.

Corral, Hernández y Navarro tras la presentación.

La 'hora de oro'

Desde Sanidad recalcan que los diferentes agentes implicados en la detección del accidente de tráfico y su posterior asistencia sanitaria pueden contribuir a la mejora de los tiempos de atención al accidentado. Esta afirmación tiene su base en el concepto de “hora de oro”, acuñado por el doctor Adams Crowley, cirujano militar y director del Centro de Atención al Shock traumático de Maryland. “Hay una hora de oro entre la vida y la muerte. Si estás gravemente lesionado, tienes menos de 60 minutos para sobrevivir. Puedes no morir entonces, pero lo puedes hacer tres días o dos semanas después, porque algo ha ocurrido en tu cuerpo que es irreparable”, afirmó el experto.

La gravedad se puede reducir hasta un 50 por ciento

Distintos estudios realizados tanto en Europa como en EEUU han demostrado que la prestación de una asistencia sanitaria integral a las víctimas de AT, especialmente a los pacientes graves (1,5 por ciento) es fundamental para disminuir la gravedad de los mismos entre un 15 por ciento y un 50 por ciento de los casos. Esta asistencia pasa por disponer de un adecuado servicio de emergencias médicas que preste atención sanitaria precoz e “in situ” al paciente, y de una red adecuada de centros hospitalarios con capacidad para atender a este tipo de pacientes (son los denominados “Trauma Center”). Se ha demostrado que el traslado dirigido de los pacientes politraumatizados a los centros útiles, y no al hospital más cercano, puede suponer un descenso de la mortalidad de hasta un 15 por ciento.