Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50
Domingo, 03 de febrero de 2013, a las 21:42

Han intervenido en la tertulia: Carlos Amaya, Francisco Miralles, Luis Mayero y Juan Pérez-Miranda.

1. OMC y Facme reclaman nuevos consejeros que reformen el SNS sin privatizarlo

-Carlos Amaya, asesor de CSIF: Se ha dicho por activa y por pasiva: la sanidad no debe ser utilizada como elemento de confrontación; por eso es preferible no caer en ese mismo error. La OMC y Facme son los garantes ante la sociedad del buen ejercicio profesional, la sociedad delega en estas entidades esa competencia. Esa es su verdadera función, la que entra dentro del auténtico profesionalismo, y siempre dentro de la más absoluta independencia. Parece que tanto la OMC como Facme han rectificado, y por ello les felicito.

-Francisco Miralles, secretario general de CESM: En el SNS hay muchos nervios, últimamente se sacan las cosas de contexto. Y si se toman decisiones de calado que remueven las estructuras, los médicos tienen algo que decir, que OMC y Facme hagan una valoración y propuestas concretas me parece absolutamente legítimo. Eso sí, lo que han hecho diez comunidades autónomas de acusar a Sendín de no respetar la democracia es sacar el pie del tiesto. Los políticos son los que tienen que tomar decisiones, pero las organizaciones profesionales podemos opinar y decir lo que nos parece bien o mal para los profesionales a los que representamos.

-Juan Pérez-Miranda, decano de Medicina y Ciencias Biosanitarias en la Universidad Francisco de Vitoria: Todos estamos de acuerdo en que la situación es difícil, pero falta encauzar esa legitimidad que tienen los políticos y los profesionales en un debate más sosegado, racional, ordenado y participativo. Existen asuntos en los que se pueden alcanzar consensos, pero hay que trabajar sin etiquetas, promoviendo un debate racional, sin decir que la sanidad privada es mala porque sí. Aprovechemos las sinergias, y no nos precipitemos.

-Luis Mayero, delegado territorial de Asisa y vicepresidente del IDIS: Desde el sector privado se está viendo todo esto con cierta sorpresa; en esta discusión sobre lo público o lo privado estamos siendo unos convidados de piedra, como se ha visto con lo sucedido en Madrid. Hay mucho ruido, mucha violencia verbal, pero esta palabrería no lleva a ningún sitio. Y los presupuestos para sostener el sistema se tienen que hacer con los recursos existentes. La OMC y Facme deben participar en el diálogo sanitario. Pero hay que dar datos y resultados, no se puede decir que algo es mejor sin ofrecerlos. Muface es un ejemplo de estos datos y resultados.

2. El sector privado pide una aplicación paulatina de la subida del IVA

-Luis Mayero: Desde el IDIS hemos pedido una reunión con la ministra de Sanidad para abordar este asunto. La repercusión de esta medida sería mucho mayor en nuestro país, con una situación económica muy complicada. Que el IVA suba del 10 al 21 por ciento tendrá unas consecuencias catastróficas, con hasta un 25 por ciento de descenso en los resultados económicos. Afectará al personal, a las I+D, a la compra de equipos… Y va a afectar a un sector que demuestra, pese a la crisis, cierta pujanza, algo impensable en el sector público.

-Carlos Amaya: Las repercusiones de este incremento son importantes para el sector privado, pero también para el público. Por ejemplo, un ecógrafo para un centro de salud de primaria subiría su precio de 90.000 a 100.000 euros. La implantación de esta medida debería ser progresiva, en función de productos, con una revisión periódica de su aplicación, ver qué repercusiones tiene sobre el personal, sobre la I+D…  Y esperemos que la sentencia no tenga carácter retroactivo.

-Francisco Miralles: Es una mala noticia para toda la sanidad, afecta tanto al sector privado como al público. Pagar más impuestos será bueno para Economía, pero no para Sanidad ni para los ciudadanos. Su aplicación debería ser progresiva, aunque desde Europa se siga pidiendo que se cumpla con el déficit, pese a lo que está costando. Y lo que se pague más en impuestos, se retraerá de otra serie de capítulos.

-Juan Pérez-Miranda: Coincido en la necesidad de la aplicación progresiva, y espero que tanto IDIS como Fenin puedan jugar bien su papel. Y confiemos en que los ministros responsables sean sensibles a esta nueva realidad que se genera con el incremento de este impuesto. Y si se prevé dejar fuera a las personas con minusvalías, que también se plantee hacerlo con afectados por enfermedades raras, crónicas, etc. Creo que hay margen para desarrollar ciertas excepciones.

3. La justicia manchega ordena la suspensión del cierre nocturno de las urgencias

-Francisco Miralles: La decisión del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ha causado sorpresa, pues es una medida de la Administración sanitaria, y otras regiones han tomado medidas como ésta, u otras, y no ha ocurrido lo mismo. Sí es cierto que se han construido hospitales y centros de salud sin ningún criterio, solo por motivos electorales, lo que ha generado unos gastos desproporcionados, y algunas regiones ahora se tienen que replantear el modelo asistencial que ofrecen. Esto debería haberse consensuado con los profesionales y con la población, y así no habría tenido que intervenir la justicia.

-Juan Pérez-Miranda: Ha sorprendido también la celeridad de la justicia en actuar en este caso; en otros, tardan años. Y no es la misma perspectiva la del juez que la del gestor, habría que ver si los alcaldes de los municipios afectados no buscan otros fines más allá de los intereses de los ciudadanos. Judicializar estos asuntos no es beneficioso, si se extiende esta decisión a otros ámbitos implicaría no poder hacer nada, tener que estar cruzados de brazos. Y si se suprimen recursos, pero se suplen de alguna manera, como así ha sido, las consecuencias no son tan negativas.

-Luis Mayero: Sorprende que la Administración de Justicia haya tomado esta decisión, a lo mejor tienen ellos los recursos para gestionar esos centros. Los políticos son los que están obligados a tomar esas decisiones. Está claro que falta una hoja de ruta en la sanidad, nos gusta tener un hospital en la puerta de casa, vivir en pleno “espíritu navideño” todo el año, pero esto no es posible. Las soluciones a veces no gustan a los ciudadanos. Y esto de Castilla-La Mancha no es poner una solución, sino sencillamente enredar.

-Carlos Amaya: Creo que la decisión adoptada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha fue por la forma, no por el contenido. Eso sí, pone en evidencia la confrontación entre las administraciones central, autonómica y local, y todo ello por una falta de liderazgo. En Gran Bretaña se está reformando su sistema sanitario con una adecuada planificación. En tiempos pasados de bonanza económica se ha ofrecido de todo para todos, y ahora no se puede sostener. Pero hace falta diálogo social, con médicos y con ciudadanos.