Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

Son Espases estandariza la cirugía mínimamente invasiva de hígado y vesícula

La técnica, llamada laparoscopia monoport, permite efectuar las intervenciones, que antes requerían tres o cuatro incisiones, accediendo al abdomen a través del ombligo

Sábado, 19 de abril de 2014, a las 15:30
Redacción. Palma de Mallorca
El Hospital Universitario de Son Espases ha realizado un total de 60 intervenciones en 2013 y ha estandarizado así el uso de técnicas de cirugía mínimamente invasiva para intervenciones de hígado y de extirpación de la vesícula biliar y, además, ha ampliado su aplicación en intervenciones de órganos sólidos, como el hígado y el bazo, así como han plantado la posibilidad de extirpación de tumores de los ovarios.

Víctor Ribot, gerente del Hospital.

En un comunicado, han explicado que la técnica, llamada laparoscopia monoport, permite efectuar las intervenciones --que antes requerían tres o cuatro incisiones-- accediendo al abdomen a través del ombligo con lo que se evitan las cicatrices y se minimiza el dolor posoperatorio.

Esta técnica, aplicada por los doctores José Luis Morón y Xavier Molina del Servicio de Cirugía General y Digestiva de Son Espases,  permite acceder a la zona abdominal con solo una incisión de tres centímetros en la zona del ombligo. Posteriormente, se inserta una anilla que amplía la cavidad y posibilita introducir el instrumental quirúrgico para la intervención, que puede consistir en la extracción de la vesícula biliar o en el tratamiento de algunos tumores del hígado.

Según resaltan, esta técnica es un paso adelante en el objetivo de conseguir una invasión mínima para efectuar este tipo de operaciones. Además de las conocidas ventajas de la cirugía laparoscópica, la técnica monoport con incisión en la zona umbilical consigue un mejor resultado estético, ya que solo deja una incisión que queda oculta en el ombligo, además se reduce el dolor posoperatorio.

Esta técnica minimiza el riesgo de lesiones en los vasos sanguíneos de la pared abdominal y reduce las probabilidades de que aparezcan hernias incisionales. Otra de las ventajas es la rápida recuperación de los pacientes, que pueden recibir el alta al cabo de 24 horas.