Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

Sindicatos y usuarios piden a Osakidetza mantener el Módulo de Asistencia Psicosocial de Cruces

Consideran que la decisión del cierre ha sido “unilateral” y sin negociación

Viernes, 09 de agosto de 2013, a las 17:41

Redacción. Bilbao
Sindicatos, vecinos y usuarios han reclamado un acuerdo con Osakidetza para el mantenimiento y coordinación del Módulo de Asistencia Psicosocial de Cruces, en Barakaldo (Bizkaia). En una rueda de prensa han denunciado que la decisión de clausurar el centro por parte de Departamento de Sanidad del Gobierno vasco, ha sido "unilateral, sin negociación y supone la pérdida de la atención especializada en salud mental de los barrios de Cruces, Lutxana, Retuerto y Burtzeña".

Jon Etxeberria, director general de Osakidetza.

Han asegurado que, hasta ahora, era su centro de referencia, por tener por convenio la atención exclusiva, tanto en infantil como en adultos, además de participar en programas y actividades de Osakidetza como un centro más de la Red de Salud Mental.

Los asistentes han recordado que durante todos estos años, el centro "siempre ha colaborado con los diferentes servicios públicos existentes, sin problemas ni quejas". "Todo lo contrario, recibiendo siempre felicitaciones por el trabajo realizado con medios económicos siempre escasos", han valorado.

Asimismo, han rechazado el argumento dado hace un año por la Dirección de Salud de Bizkaia, la cual consideró que "el Módulo no era necesario, al ampliar el Centro de Salud Mental de Barakaldo y entender que podía ser asumida allí toda la asistencia en salud mental".

Los vecinos y usuarios han denunciado que la decisión fuera tomada "sin aceptar abrir una negociación para buscar otra solución que no fuese el cierre, admitiendo además que no se trataba de cuestiones económicas, ni de problemas o quejas asistenciales referidas al Módulo". "A día de hoy seguimos sin saber las verdaderas razones de esta decisión", han añadido.

La desaparición del Módulo supone "suprimir los programas psicosociales que realiza, complementarios a la atención en salud mental, como son el apoyo en trastornos adaptativos no específicos de salud mental, el apoyo en problemas sociales, en conflictos filio-parentales o el Programa de Asistencia especializada en violencia de género o violencia doméstica", han lamentado.