14 nov 2018 | Actualizado: 19:10

Sendín afirma que la enfermedad más grave es “la pobreza”

El presidente de la OMC ha atribuido a la desigualdad social un gran problema de la salud en España

Jueves, 04 de febrero de 2016, a las 22:25
Redacción. Madrid.
“La enfermedad más grave a la que nos enfrentamos los médicos es la pobreza” y las “profundas fracturas sociales” existentes en la actualidad “repercuten gravemente en la salud de la población y en la capacidad de respuesta del SNS”.
Así de rotundo se expresó el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodriguez Sendín, en la conferencia “Determinantes sociales y políticos de la Salud en el contexto socio sanitario actual” que pronunció en el Club Siglo XXI, donde detalló lo que, en su opinión, está pasando en relación a la salud como consecuencia de los cambios producidos por las crisis y las decisiones políticas que se han tomado. 

Para el presidente de la OMC, “las rentas del capital financiero especulativo están absorbiendo las rentas del trabajo”, incluidos aquellos de más alta cualificación, como los médicos, y también las de las empresas de la economía real, originando “profundas fracturas sociales y pobreza que repercuten gravemente en la cohesión social, en la salud de la población y en la capacidad de respuesta del SNS”.

También habló del informe de la OCDE según el cual España es el país en el que, durante la crisis,  más ha crecido la desigualdad y la distancia entre rentas altas y bajas y analizó las consecuencias para la salud de esta crisis. Dijo que, aunque es difícil conocerlas, según el Informe FUNCAS durante estos años han empeorado una serie de indicadores de salud, como prevalencia de enfermedades crónicas o la utilización se servicios hospitalarios asociados a diabetes, depresión, ansiedad y trastornos mentales. 

Sendín también habló del informe de la OCDE según el cual España es el país en el que, durante la crisis,  más ha crecido la desigualdad y la distancia entre rentas altas y bajas y analizó las consecuencias para la salud de esta crisis. Dijo que, aunque es difícil conocerlas, según el Informe FUNCAS durante estos años han empeorado una serie de indicadores de salud, como prevalencia de enfermedades crónicas o la utilización se servicios hospitalarios asociados a diabetes, depresión, ansiedad y trastornos mentales. 

Asimismo, consideró que las listas de espera, que empeoran la calidad de la asistencia, son consecuencia de la reducción mencionada  de puestos de trabajo, de la no sustitución y de la precariedad laboral que, además, en determinados casos, afecta a la buena relación médico paciente, clave en la atención médica.

Señaló como ejemplo de esta situación, la Atención Primaria, en la que “cuando no se conoce al paciente ni a su familia; cuando desaparecen los vínculos profesionales y todo son circunstancias; cuando el tiempo disponible en consulta no permite identificar la causa de las quejas, ni ofrecer un modelo explicativo de las mismas para orientar las opciones terapéuticas posibles, la salida es ofrecer un medicamento o una prueba o una derivación a otro colega o, sencillamente, el paciente acude a urgencias”.