11 dic 2018 | Actualizado: 19:10

Satse denuncia que el Hospital de Inca cierra 18 camas de hospitalización

El sindicato recuerda que la densidad de población de esta zona se triplica

lun 01 julio 2013. 13.09H

Redacción. Mallorca
Satse ha denunciado que el Hospital de Inca bloqueará 18 camas y cerrará un quirófano durante los meses de verano como medidas de ajuste económico sin atender, una vez más, a la calidad asistencial. Según la gerencia del hospital si la demanda lo requiere las camas bloqueadas podrán utilizarse. Ahora bien, el sindicato alerta de que si eso sucede no irá acompañado de la contratación de personal necesaria para atender a los pacientes de estas 18 camas.

Jorge Tera, secretario autonómico de Satse.

El sindicato de Enfermería recuerda que las Urgencias de Inca no están cubiertas al cien por cien; que aunque cambie la patología, las Urgencias siempre están llenas y que sin camas de Medicina Interna donde alojar a los pacientes en planta, se volverán a repetir las imágenes de pacientes hacinados en pasillos debido a una mala gestión y al hecho de priorizar los recortes presupuestarios a la calidad asistencial.

Con estas medidas, que nunca tienen en cuenta ni la opinión ni la necesidad de personal sanitario, Medicina Interna quedará atendida por una sola enfermera en el turno de noche, lo que genera peor atención y un angustia innecesaria a los profesionales.

Una sola enfermera atenderá a 20 pacientes por la noche en la planta de Medicina Interna del hospital comarcal de Inca. Satse recuerda que hasta ahora en ningún hospital de Baleares se ha quedado una enfermera sola en una planta de Medicina Interna. No sólo eso, en Son Espases cada profesional sanitaria tiene a su cargo a una media de 12 pacientes, mientras que en Inca serán 20. Satse advierte de que ante los frecuentes agravamientos de pacientes o incluso ante una situación de emergencia como puede ser un paro cardíaco, la enfermera se verá obligada a desatender al resto de pacientes y además tendrá problemas para dar el aviso.

El sindicato de enfermería no entiende por qué se insiste en recortar en sanidad en Baleares sin atender a las necesidades específicas de una comunidad turística que en verano triplica la población y consecuentemente los pacientes potenciales de sus hospitales.

Satse exige que no se cierren ni camas ni quirófanos en un hospital históricamente saturado. El Sindicato de Enfermería pide una gestión basada en las necesidades sanitarias de la población y enfocada al usuario, con la adecuada consideración a los profesionales, en lugar de mantener criterios puramente economicistas que obstaculizan la labor de las enfermeras, el bienestar de los usuarios y que dañan seriamente la calidad asistencial.