Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Sanidad estrecha el cerco al gasto hospitalario

Humira, de Abbott, es en uno de los que más ha gastado el SNS en el último año

Viernes, 21 de marzo de 2014, a las 18:43

Agustín Rivero.

Eduardo Ortega Socorro. Madrid
Una de las medidas que incluye el Real Decreto de Precios de Referencia aprobado por el Consejo de Ministro este viernes es la creación de un sistema de información sobre consumo de medicamentos en la red pública hospitalaria, para el que el Ministerio de Sanidad cuenta ya con los datos de 14 comunidades autónomas.

Esta información indica que Humira (adalimumab), de Abbott, es uno de los medicamentos que más ha costado en el último año al Servicio Nacional de Salud, entre 200 y 300 millones de euros, según Agustín Rivero, director general de Cartera Básica de Servicios del SNS y Farmacia. Se trata de un fármaco que se emplea para tratar la artritis reumatoide, la psoriásica y la espondilitis anquilosante

Rivero, en un encuentro con periodistas, indica que con este sistema de información el departamento espera poder establecer el coste medio por receta y el coste total farmacéutico hospitalario, “tras el acuerdo con las comunidades autónomas”. Con todo, advierte que estos cálculos se harán según el precio que figure en el Nomenclátor nacional del producto correspondiente, con lo cual no se tendrá que cada hospital puede negociar el precio que paga por los medicamentos, con reducciones que pueden llegar hasta el 20 por ciento.

Por otro lado, respecto al Real Decreto de Precios de Referencia, asegura: “No podemos calcular aún el ahorro que podemos conseguir. Es la primera vez que incluimos en precios de referencia a medicamentos con más de 10 años. Cualquiera de los precios de 14.500 presentaciones puede cambiar, o no. No sabemos cuánto bajarán o subirán”. Con todo, indica que “lógicamente, el gasto va a bajar. Solo por decisiones tomadas en la Comisión de precios [bajadas], se ha logrado ahorrar unos 170 millones de euros en el último año”.

Comercialización efectiva

Rivero destaca algunas de las novedades del real decreto, como que para que un medicamento pueda estar en conjunto de referencia “deba estar comercializado de forma efectiva y el laboratorio pueda garantizar abastecimiento y presencia en el mercado”.

Recuerda asimismo que se recupera el umbral de precio mínimo, en este caso de 1,60  euros, que se respetará siempre y cuando los laboratorios no tengan las correspondientes presentaciones a precios todavía más bajos en otros países de la Unión Europea. En ese caso, Sanidad podrá obligar a bajar el precio a un nivel similar.

Hay otra excepción: que el laboratorio decida bajar el precio de forma voluntaria (en una de las actualizaciones mensuales) por debajo 1,60 euros. Asimismo, cada bajada tendrá que ser de un 10 por ciento para ser aceptada. Por otro lado, en las actualizaciones de precios, no habrá periodo de convivencia para los laboratorios, aunque sí para distribución farmacéutica y farmacias.

A la espera de alegaciones

El responsable de Farmacia del Ministerio de Sanidad explica que las medidas contenidas en el real decreto, que espera que el Boletín Oficial del Estado publique el lunes o el martes, se pondrán en marcha en cuanto esté preparada la orden correspondiente, que espera esté finalizada entre abril o mayo. "Depende de las alegaciones que presente la industria", indica Rivero, quien detalla que, respecto al borrador del proyecto legislativo, ya recibieron unas 400 alegaciones, "4.000 folios a revisar, aproximadamente".

El PSEO denuncia que el Gobierno ha "llegado tarde"

Por su parte, la Secretaria de Política Social, Trinidad Jiménez, ha denunciado que el Gobierno haya tardado “más de dos años” en actualizar los precios de referencia de los medicamentos para controlar el gasto farmacéutico y,  sin embargo, ”se dio mucha prisa para implantar el copago farmacéutico y los recortes sanitarios”. Para la dirigente socialista, el Gobierno “ha llegado tarde y este retraso ha supuesto una pérdida de ahorro importante para las administraciones sanitarias y para los pacientes que, en cambio, se han visto afectados por una medida muy injusta, como es el copago, con riesgos para la salud de determinados grupos vulnerables”.