Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50

Sanidad realizó 116 trasplantes renales y 40 trasplantes hepáticos durante 2011

La tasa de donantes se sitúa en 34,32 por millón de población

Miércoles, 04 de enero de 2012, a las 12:24

Brígida Mendoza, consejera de Sanidad.

Redacción. Tenerife
La Consejería de Sanidad realizó 116 trasplantes renales y 40 trasplantes hepáticos durante 2011, un 10 por ciento más que en 2010. De los trasplantes renales, siete fueron combinados con un páncreas, realizándose, además, un trasplante de páncreas aislado, contabilizándose 73 donaciones por muerte encefálica y seis de donante vivo. Esas donaciones permitieron que se beneficiaran 157 pacientes en la Comunidad Autónoma, nueve más que en el ejercicio anterior.

Según datos de la Coordinación de Trasplantes de Órganos y Tejidos de la Dirección General de Programas Asistenciales, esta cifra representa una tasa de 34,32 donantes por millón de población (pmp).

Del total de donaciones por muerte encefálica, 15 fueron en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (HUNSC); 18 en el Hospital Universitario de Canarias (HUC); siete en el Hospital General deLa Palma; 15 en el Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno Infantil; 17 en el Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín y el último, hasta alcanzar los 73, en el Hospital Dr. José Molina Orosa de Lanzarote.

Las seis donaciones de donante vivo se realizaron en el HUC, aunque los pacientes y los donantes provenían de todas las islas. La principal ventaja frente a la donación de cadáver es que la supervivencia del injerto renal y del paciente es mayor en el caso de donante vivo. Canarias impulsa desde 2007 este programa que debe llevarse a cabo con individuos emparentados genéticamente, o bien con otras personas en la que exista un lazo de afectividad.

La concienciación y generosidad de los familiares se plasmó en un 86.91por ciento de consentimientos a la donación. La Consejería de Sanidad del Ejecutivo canario quiere resaltar además el carácter solidario de las familias que viven en las Islas y que hacen posible que los pacientes que necesitan un trasplante para seguir viviendo, o mejorar su calidad de vida, tengan las máximas posibilidades de conseguirlo.