Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 11:05

Sanidad ‘devuelve’ una plaza de celador denegada en 2004

El sanitario logra el puesto en el Hospital General “Reina Sofía” tras un periplo de seis años

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Pablo Alarcón, director general de Recursos Humanos del Servicio Murciano de Salud.

Javier Barbado. Madrid
Seis años de periplo judicial para lograr una plaza merecida. Así puede sintetizarse la experiencia vivida por Francisco Barqueros Martínez, aspirante a celador-subalterno en la comunidad autónoma, que vio denegada la consecución de su plaza en las pruebas de acceso que convocó el Gobierno regional en 2002 y adjudicó dos años más tarde.

El propio director general de Recursos Humanos autonómico, Pablo Alarcón, firma la resolución, publicada en el boletín oficial de la región el miércoles 22, por la que, en efecto, se resuelve nombrar como profesional de la citada categoría a Barqueros Martínez, y se le destina para su ejercicio al Hospital General Universitario Reina Sofía.

La aventura del ahora celador comenzó en 2004 cuando, al contemplar el listado oficial de los resultados de las pruebas selectivas, pudo verse incluido en la relación de aspirantes excluidos con 29,500 puntos, menos del mínimo exigido para superar el examen (37,600).

Por esa razón, Barqueros Martínez interpuso recurso de alzada ante el director gerente de Servicio Murciano de Salud (SMS), quien lo desestimó en una resolución con fecha 18 de marzo de 2005. El día 30 de ese mismo mes y año, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la región recibió un nuevo recurso del aspirante a celador, que más tarde se inhibió a su favor y trasladó la demanda en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 7.

Fue aquí donde se dictó una sentencia que acepta el reclamo del demandante y tacha de “contraria a derecho” la decisión de no incluirle entre quienes obtuvieron la ansiada plaza, y matiza que no se le concediera la puntuación por méritos profesionales que en realidad le correspondía (entre otras cosas, menciona que no se tuviera en cuenta “cada uno de los meses trabajados en la Universidad de Murcia” en ese baremo). Después, el SMS interpuso un recurso de apelación que fue estimado en parte por el Tribunal Superior de Justicia autonómico, el cual confirma el fallo en lo que se refiere a algunos de los méritos acumulados por el aspirante (y no reconocidos para darle la plaza) y dicta sentencia (la que se aplicado en último término) el 28 de mayo de este año.

Por todo ello, el escrito rubricado por Alarcón resuelve volver a calcular los puntos que le corresponden a Barqueros Martínez y los fija en 44,50, cantidad suficiente para merecer el nombramiento de celador-subalterno que, pasados seis años, se le reconoce a todos los efectos a contar desde el 18 de octubre de 2005, fecha en la que pudo haber tomado posesión de la plaza de haberla conseguido.