14 nov 2018 | Actualizado: 14:30

Sánchez Rubio expresa su oposición a los criterios del Ministerio para acceder a la reproducción asistida

La orden ministerial limita la cartera de servicios y vulnera los principios de igualdad

Jueves, 05 de diciembre de 2013, a las 16:30

Redacción. Sevilla
La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha mostrado su "oposición absoluta" a los criterios que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para el acceso a las técnicas de reproducción humana asistida, que introduce modificaciones en la cartera de servicios. En concreto, esta orden limita el acceso a esta prestación a mujeres con pareja masculina, quedando de esta forma excluidas otras mujeres en función de su orientación sexual o estado civil.

Esta modificación de la normativa, que el Ministerio ya ha publicado mediante un proyecto de orden en su página web, atenta contra los derechos básicos, que se derogan además por la vía de la modificación de la cartera básica. "No podemos permitir que se recorte de esta forma encubierta la cartera de servicios", ha dicho Sánchez Rubio, que ha recalcado que esta orden supone "un nuevo ataque a la condición de universalidad del Servicio Nacional de Salud al que nos hemos opuesto siendo beligerantes ante el Ministerio. Oposición que mantendremos en la próxima reunión interterritorial".

La consejera ha expresado este rechazo ya que la orden vulnera los derechos de las mujeres y los principios de igualdad establecidos por ley. Así, ha pedido que el Ministerio acate lo establecido en la Ley 14/2006, que señala que "la mujer podrá ser usuaria o receptora de las técnicas reguladas en esta ley con independencia de su estado civil u orientación sexual".
Además, Sánchez Rubio ha advertido de la contradicción entre lo establecido como criterios generales de acceso y los criterios de acceso específicos para determinadas técnicas, como el que determina que las mujeres tienen que ser menores de 40 años en el momento del inicio del tratamiento cuando en los criterios generales se establece esa edad para el inicio del estudio.