15 nov 2018 | Actualizado: 14:40
Miércoles, 09 de julio de 2014, a las 12:46
Redacción. Bilbao
El consejero de Salud del Gobierno Vasco, Jon Darpón, y el coordinador de Pogramas de Salud Pública y Seguridad del Paciente, Enrique Peiró, han presentado este jueves la Estrategia de Seguridad del Paciente 2013-2016, cuyo objetivo es reforzar y mejorar la seguridad de los pacientes de Osakidetza.

Jon Darpón.

Según el consejero de Salud, se trata de un salto cualitativo puesto que si bien “Osakidetza lleva años trabajando en este campo y han sido muchas las medidas desarrolladas en ese sentido, por primera vez se ha diseñado una estrategia conjunta, que además se ha plasmado en un documento para todas las organizaciones y al que cualquier profesional de Osakidetza tiene acceso. El objetivo: ser capaces de trabajar en red, coordinadamente y poniendo en conocimiento compartido todas las buenas prácticas de nuestros equipos para garantizar la seguridad de todos nuestros pacientes independientemente de dónde sean atendidos”.

Jon Darpón ha recordado que esta estrategia responde al compromiso del Gobierno Vasco con las personas, materializado en este caso en el ámbito de la seguridad del paciente, que constituye a su vez una de las líneas de actuación prioritarias contempladas ya en el Plan de Salud 2013-2020, en sintonía con las pautas de la propia OMS.

Tal y como ha subrayado, “Osakidetza ha alcanzado un significativo grado de reconocimiento por la calidad y la seguridad de sus prestaciones sanitarias; sin embargo, el necesario incremento de la actividad, la creciente complejidad de los diferentes procedimientos y la legítima aspiración de las personas a ser cuidadas mejor, exigen profundizar en la búsqueda del máximo nivel de seguridad para nuestros pacientes”.

Por ello la Estrategia de Seguridad del Paciente 2013-2016 no se limita únicamente a mantener y consolidar las líneas de acción actuales, sino que va más allá incorporando nuevos proyectos en el ámbito de la prevención de las infecciones asociadas a la asistencia sanitaria, la conciliación de la medicación, la identificación inequívoca de los pacientes y la implicación de los ciudadanos en su propia seguridad, ha asegurado Darpón.