Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:05
Jueves, 31 de enero de 2013, a las 13:45

Redacción. Logroño
La Consejería de Salud y Servicios Sociales  contempla un dispositivo específico al servicio de los enfermos en fase terminal y a la atención de sus familiares. Durante el pasado año, la Unidad de Cuidados Paliativos atendió a 2.374 pacientes en su domicilio, de los que 703 eran nuevos pacientes.  Del total, un 88, 3 por ciento  presentaba enfermedad oncológica.

Gustavo Ossola, director del Área de Asistencia Especializada, y el consejero José Ignacio Nieto.

Los profesionales sanitarios realizaron 4.985 visitas a los domicilios de los pacientes; por su parte, los psicólogos atendieron a 1.285 enfermos y a 2.082 familiares y las trabajadoras sociales atendieron 459 casos nuevos.
En cuanto a la actividad en la Unidad del Hospital de La Rioja, se registraron 395 ingresos, con una estancia media de 8,77 días. Respecto a la consulta externa, en 2012 se llevaron a cabo 1.785 consultas.

Para la atención a estos pacientes, la red sanitaria pública les facilita la atención de un equipo de profesionales encargados de la asistencia sanitaria y cuidados a estos enfermos. La meta fundamental es proporcionar al paciente con enfermedad avanzada terminal, progresiva e incurable y con pronóstico de vida limitado, confort y calidad de vida, cubriendo sus necesidades físicas, psicológicas, espirituales y sociales.

La Unidad Cuidados Paliativos de Salud cuenta con una unidad hospitalaria dotada con 10 camas específicas
individuales en el Hospital de La Rioja, consulta externa, localizada también en el Hospital, y 5 equipos de atención domiciliaria compuestos por médico y enfermera, con apoyo de 2 psicólogos y 2 trabajadores sociales, que atienden el área de apoyo a pacientes y familiares, tanto en la enfermedad como en el duelo posterior.