16 dic 2018 | Actualizado: 18:30

Rodrigo Gutiérrez: “La información es esencial para las personas que afrontan un problema de salud”

El coordinador del Área de Atención al Ciudadano y Proyectos de Innovación y Mejora del Sescam señala que es un requisito indispensable para la toma de decisiones

jue 24 febrero 2011. 18.14H

Redacción. Toledo
Un centenar de profesionales sanitarios y representantes de asociaciones de pacientes participaron ayer en la Consejería de Salud y Bienestar Social en la Jornada Información y Comunicación para la Calidad en el ámbito sanitario, un encuentro destinado a poner en valor la importancia de extender una cultura de mejora en el proceso de diseño, elaboración y difusión de materiales de información sanitaria para los ciudadanos como elemento clave para mejorar la atención sanitaria.

Rodrigo Gutiérrez, a la izquierda, junto al director general de la Fundación Salud, Innovación y Sociedad, Juan José Artells.

En la inauguración del encuentro, el coordinador del Área de Atención al Ciudadano y Proyectos de Innovación y Mejora del Sescam, Rodrigo Gutiérrez, recordó que la información sanitaria constituye, además de un derecho recogido en nuestro ordenamiento jurídico, un requisito y condición indispensable para la toma de decisiones en salud, como un modo de reducir la incertidumbre y la tradicional asimetría entre profesionales y pacientes.

“La información es esencial para las personas que tienen que afrontar un problema de salud; su actitud ante la enfermedad y las actuaciones posteriores que realizan, tanto ellos como sus familias, y que condicionará de manera notable su calidad de vida, dependen en gran medida de la ayuda que puedan para obtener información y comprenderla”, apuntó.

En este sentido, aseguró que si los ciudadanos están bien informados, mejorarán su nivel de salud, podrán ejercer mucho mejor su autonomía y corresponsabilidad en la toma de decisiones y sus derechos. Asimismo, ha precisado, la existencia de una información sanitaria accesible y de calidad servirá para disminuir las desigualdades de acceso, utilización y resultados en salud de los ciudadanos.

Durante el encuentro se presentó además el trabajo realizado por el Grupo Infopaciente sobre criterios de calidad en la producción y difusión de información asistencial a los usuarios y pacientes del Sistema Nacional de Salud, elaborado por representantes del conjunto de las Comunidades Autónomas, y en el que se recogen una serie de recomendaciones acerca de acciones e instrumentos para la mejora de la calidad y la igualdad de acceso a la información para los usuarios y pacientes.

Según la directora general de Atención al Usuario del Departamento de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón, Teresa Antoñanzas, estas recomendaciones se basan, en primer lugar, en contar con los propios pacientes para elaborar esa información que tiene como destinatarios finales a ellos mismos. Legibilidad, claridad y comprensión son las características clave que deben reunir los documentos y los materiales informativos destinados a los ciudadanos.

Por su parte, el director General de la Fundación Salud, Innovación y Sociedad, Juan José Artells, señaló que está demostrado que proporcionar información escrita a los pacientes y a sus familias disminuye la ansiedad, mejora la adopción de medidas preventivas y de autocuidado, incrementa la adherencia al tratamiento, previene problemas de comunicación entre pacientes y profesionales y contribuye a hacer un uso más apropiado y efectivo de los servicios sanitarios.

Manual

En la jornada se ha presentado también el Manual para la Información y Atención al Ciudadano del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, una herramienta de mejora para los profesionales del SESCAM que se propongan mejorar la calidad de la atención que prestan a los ciudadanos, usuarios y pacientes, y una guía de actuación ante aquellas situaciones difíciles en las que se ponen a prueba las habilidades y técnicas de comunicación empleadas por los profesionales, y la eficacia y eficiencia del centro sanitario.

Este Manual proporciona los elementos básicos de trabajo para los profesionales, así como una serie de técnicas y conceptos relacionados con la comunicación y la capacidad de escucha, fundamentales en el campo de la atención sanitaria y de los cuidados sociales.