Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Rivero asegura que no cruzará “nunca” la “línea roja” que lleva a deteriorar la sanidad

Canarias recibirá del Estado 2.322 millones de euros cuando el coste de los servicios asciende a 4.334

Domingo, 21 de diciembre de 2014, a las 13:29
Redacción. Santa Cruz de Tenerife
El presidente de Canarias, Paulino Rivero, ha asegurado este domingo que a pesar de los recortes del Partido Popular, el Gobierno que preside no cederá "ni un milímetro" en la defensa de los servicios públicos y no cruzará "nunca" la "línea roja" que lleva a deteriorar la sanidad, la educación y las políticas sociales.

Paulino Rivero.

En su blog personal, el presidente canario ha señalado que ahora que Canarias avanza hacia la recuperación, que cierra el año con el mayor crecimiento del Estado y que se coloca entre las comunidades con mejor comportamiento en el año 2015, "adquiere mayor valor el esfuerzo de todos para amortiguar las consecuencias de la crisis y por blindar los servicios públicos".

En este sentido, ha hecho hincapié en que los datos son "incontestables" y advierte que "ni toda la demagogia —cuando no falsedades— de algunos sumisos orgánicos del Partido Popular puede ocultar la realidad de los hechos". Rivero ha querido dejar claro que frente al PP "de las desigualdades", su Gobierno ha defendido los servicios públicos "contra vientos y mareas presupuestarias"; sin embargo, lamenta que los "incumplimientos" del Partido Popular se repitan, pues Canarias recibe del Estado 2.000 millones menos del coste de los servicios esenciales.

Así, apuntó que Canarias recibirá del Estado a través del Fondo de Garantía de los Servicios Fundamentales 2.322 millones de euros, cuando el coste de esos servicios asciende a 4.334, lo que, según Paulino Rivero, significa que la comunidad autónoma deberá suplir ese déficit con 2.012 millones de euros, una cantidad que se eleva a 7.700 millones si se amplía el análisis de los años 2012-2015.

"Estas cantidades dan fe de las dificultades a las que estamos haciendo frente todos los canarios, pues hemos tenido que detraer fondos de otras partidas para garantizar esos servicios fundamentales. Pero esa es precisamente la línea roja que no cruzó ni cruzará nunca el Gobierno que presido: la de deteriorar los servicios públicos esenciales", remarcó.