Redacción Médica
19 de octubre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:20

Reintegrar los hospitales privatizados en la red pública ahorraría un 70% en nuevas infraestructuras

Critican a Madrid y a la Comunidad Valenciana por reducir los presupuestos sanitarios en favor de los centros privados

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23
Redacción. Madrid
La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp) asegura en su informe 'La sostenibilidad del sistema sanitario público: 12 medidas para garantizarla' que cesar las nuevas privatizaciones y volver a integrar en la red pública a los centros privatizados supondría un ahorro de más del 70% en el coste de nuevas infraestructuras sanitarias.

Imagen aérea del HUCA en su fase de construcción.

Según afirma esta asociación, en los últimos años se ha producido un importante aumento de los costes, Inflexibilidad del gasto y cesión de las decisiones estratégicas al sector privado, especialmente en zonas como Madrid o la Comunidad Valenciana, que además han reducido la aportación de los presupuestos a los centros de la sanidad pública.

Como ejemplo de falta de rentabilidad, la Fadsp compara los costes de la construcción del nuevo hospital de Majadahonda (Madrid), de iniciativa privada, y los del Hospital Central de Asturias que se ha realizado por el sistema “tradicional”.

De acuerdo con los datos facilitados por los defensores de la sanidad pública, el hospital de Majadahonda, con 800 camas, supuso una inversión de 1.200 millones de euros, frente a los 350 millones del hospital asturiano, que cuenta con una capacidad de 1.039 camas.

Gasto farmacéutico excesivo y sobreutilización tecnológica

Marciano S. Bayle, presidente de la Fadsp.

Otro de los focos de ineficiencia del Sistema Nacional de Salud (SNS), de acuerdo con el informe, es el "excesivo gasto farmacéutico", que se materializa en un gasto sanitario total del 20,4 por ciento, superior al promedio de la OCDE, situado en el 17,2 por ciento". La Fadsp achaca esta situación a la "baja utilización de medicamentos genéricos", que debería aumentar hasta alcanzar el 25% del consumo total, y a las cifras del gasto farmacéutico en hospitales.

Sobre la "sobreutilización tecnológica", el informe recuerda que "la OMS señala que entre un 20 y un 40 por ciento del gasto sanitario es ineficiente". Como solución, la Fadsp sostiene que se debería llevar a cabo una "evaluación de la utilización tecnológica para adecuarla a las necesidades de salud de la población" y proponen el "establecimiento de guías de práctica clínica basadas en la evidencia".

Reimpulsar la AP-21 y evitar el copago

También, creen que es importante acabar con la "marginación de la Atención Primaria de Salud". A este respecto, insisten en que a pesar de que el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad propugnó la Estrategia de Atención Primaria ‘AP-21’, "la realidad es que ha habido pocos cambios a nivel general y que la AP sigue teniendo escasa consideración a nivel presupuestario, con una asignación de menos del 14 por ciento del total".

Otras propuestas de la organización son el rechazo al copago, que solo produciría "inequidades"; la despolitización sanitaria mediante el desarrollo de una especialidad en gestión sanitaria; y la creación de una agencia de compras, que se aproveche de "las ventajas de las economías de escala en las compras del sistema sanitario".