12 nov 2018 | Actualizado: 18:50

La primera fetoscopia del País Vasco corrige una complicación letal

El síndrome de transfusión feto-fetal se da en uno de cada 2.500 embarazos

Lunes, 08 de octubre de 2012, a las 19:35

Redacción. Bilbao.
La ginecóloga Nerea Maíz y el equipo de terapia fetal del Hospital de Cruces en Baracaldo, Vizcaya, realizaron la primera intervención fetal del País Vasco el pasado 31 julio con el fin de corregir una complicación letal a un feto que compartía placenta con su hermano gemelo.

Nerea Maíz.

A la gestante de 16 semanas se le detectó el síndrome de transfusión feto-fetal en un control de rutina. Esta complicación se produce de forma exclusiva en un 15 por ciento de embarazos de gemelos monocoriales -comparten la misma placenta aunque cada uno en su bolsa- y se debe a un desequilibrio en el intercambio sanguíneo. El primero prácticamente se desangra, mientras que el segundo acumula mucha sangre, "lo cual hace que su corazón (el del segundo feto) tenga muchas dificultades", ha afirmado Maíz. Este tipo de complicaciones se dan en uno de cada 2.500 embarazos y “si no se hace nada, tiene un riesgo de mortalidad  prácticamente del 100 por cien, sobre todo cuando ocurre en un estadio tan precoz", ha añadido.

La técnica empleada se denomina fetoscopia y consiste en introducir una pequeña cámara dentro de la cavidad amniótica y, con una fibra láser, quemar las comunicaciones Ésta ha sido la primera vez que se realiza esta operación en el País Vasco si bien ya se practica en Madrid, Barcelona, Sevilla y Granada.

La intervención fue posible gracias a la creación de la Unidad de Terapia Fetal, un área "superespecializada" que cuenta con un equipo multidisciplinar formado por especialistas en Medicina Fetal, Pediatría, Neonatología, Hematología y Genética. El equipo cuenta con una unidad de Ecógrafo de Alta Definición, que ha supuesto una inversión de 80.080 euros, destinado al diagnóstico de la gestante y al seguimiento del embarazo y parto.

Ciencia ficción

Elena, madre de los gemelos Mikel y Jakes, ha recordado que cuando le explicaron lo que le sucedía y que iban a operar a su hijo "con láser" cuando todavía estaba en su tripa pensó que era "ciencia ficción", pero se ha felicitado por el resultado. "Es como un milagro", ha añadido Jon, padre de los bebés.