20 nov 2018 | Actualizado: 16:40
Jueves, 31 de enero de 2013, a las 12:35

Redacción / Imagen: Sanitaria 2000. Madrid
Desde que Sonia López Arribas ganó las elecciones al Colegio de Médicos de Madrid, allá por mayo de 2012, en sus apariciones públicas siempre llevaba un ‘guardaespaldas’ alto, bien parecido físicamente, por el que todos se preguntaban: “¿Y quién es ese que va con la nueva presidenta?”. Poco a poco se fue sabiendo que era Antonio Mora, una especie de asesor personal que al principio le marcaba incluso si debía dar o no entrevistas a los medios de comunicación, y que se ha acabado convirtiendo en el gerente de la corporación médica. Lo que está claro es que es la persona en la que más confía López Arribas en el Colegio, más aún ahora que parece que su junta directiva se le comienza a rebelar. Precisamente por el sueldo de Antonio Mora le ha llegado el primer traspié a la presidenta, a la que la asamblea echó para atrás las cuentas para 2013 por el buen sueldo de su flamante gerente, que se ha visto recortado notablemente por la presión de los colegiados.

Sonia López Arribas y Antonio Mora.

Pero, ¿quién es Mora? ¿De dónde procede? El primer reproche que se le hizo al saberse que le iba a costar al Colegio 150.000 euros anuales es que no tiene titulación universitaria. Dicen quienes le han tratado que es una persona con una gran capacidad de persuasión, “muy embaucador”, señalan.

Cuentan quienes lo han visto, que su currículo está poco ligado a la sanidad y más a puestos de dirección de los más variopintos sectores. Por ejemplo, habría dirigido una empresa que gestionaba un campo de golf, y también un hotel en Canarias de una conocida firma hotelera española con vocación internacional.

Entre los cometidos que le ha confiado López Arribas estaría el de recuperar los 3.531.502,36 euros que se adeudan al Colegio entre impagos de colegiados, patronato y Consejo General de Colegios de Médicos. Muchos son los que se preguntan en la sede de Santa Isabel por qué está este ‘brazo ejecutor’ de López Arribas contratado por la corporación madrileña; si es porque ella le debe un favor de otra época, si es por amistad, o porque realmente cree que es la persona oportuna para el puesto. En cualquier caso, Antonio Mora está en el punto de mira de mucha gente y debe demostrar cuanto antes que vale lo que le está costando a los bolsillos de los colegiados, porque tiene muy poco crédito, y se le agota.