Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:15

La polémica política que rodea la colaboración público-privada traba mejoras en la gestión

Los consejeros de Cataluña y Madrid defienden la necesidad de un cambio en la dirección de las políticas sanitarias

Domingo, 16 de junio de 2013, a las 20:17

Redacción / Imagen: Miguel Ángel Escobar / Adrián Conde. Córdoba
El argumentario técnico y político en la discusión sobre fórmulas de gestión alternativas a la exclusivamente pública ha centrado un debate con dos protagonistas de excepción, los consejeros de Cataluña y la Comunidad de Madrid, Boi Ruiz y Javier Fernández-Lasquetty. Mientras que el primero ha instado a que la prioridad de las autoridades sea la atención al ciudadano y no el equilibrio presupuestario de los centros, el segundo ha tachado de “retrógrada” la negativa a buscar modelos alternativos de gestión.

Boi Ruiz, consejero de Salud de Cataluña.

Fernández-Lasquetty, consejero de Sanidad de Madrid.

El encargado de moderar en esta ocasión ha sido el exconsejero de Sanidad de la Comunidad Valenciana, Luis Rosado, quien ha aludido al “rebrote de conflictividad en la relación público-privada” que se vive en el país. Antes de dar paso a los tertulianos, Rosado ha rememorado cómo otros países de la Unión Europea tomaron la avanzadilla a la hora de modificar el modelo de gestión (Alemania, Holanda, Reino Unido…), por lo que siga existiendo dudas “en el siglo XXI” sobre la idoneidad de que el ámbito privado colabore con el público es, para Rosado, “abandonar el sentido común”.

Los consejeros de Cataluña y Madrid, Boi Ruiz y Javier Fernández-Lasquetty, junto al moderador del debate y exconsejero valenciano, Luis Rosado, y el vocal del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), Francisco Juan.

Lasquetty no entiende la cerrazón ante el cambio de gestión en Madrid

La pregunta planteada en el debate no ofrece dudas para el consejo de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty. “No es posible disociar la discusión política de la técnica, están entrelazadas y son igualmente válidas”. Matizando sobre el adjetivo “nuevas” para aludir las fórmulas de gestión con las que se identifica actualmente a la región madrileña, el consejero ha recordado que “llevamos más de 20 años utilizando modelos de gestión privada”. La razón que ha llevado a su equipo a decidir sobre la externalización sanitaria ha sido que “las reglas del régimen de la gestión pública no ofrece un marco adecuado de incentivos y hace que no podamos aprovechar al máximo el talento de los profesionales”. Y el primer paso para ella ha sido, según sus palabras, la libre elección de médico y hospital que se ponía en marcha hace tres años y por el que ha optado el 10 por ciento de los madrileños. Más crítico se ha mostrado Lasquetty a la hora de referirse a las críticas de la oposición. “Es puro conservadurismo. Los tiempos son difíciles y nadie quiere mover un dedo, esto es irresponsable y retrógrado. Reprocho la superioridad moral y el monopolio de los buenos sentimientos que se arroga la izquierda que imposibilitan el acuerdo, el pacto y el debate político racional e inteligible”. Su convencimiento se basa en los tres hospitales de gestión privatizada con los que cuenta la Comunidad de Madrid y que han demostrado, tal y como ha explicado, un aumento de la eficiencia, una calidad asistencial probada y menos gasto público.

Francisco Juan Ruiz, vocal del IDIS.

La prevención, la herramienta más eficaz para Boi Ruiz

Las políticas de salud que trasciendan el ámbito sanitario (educativo, vivienda…) son para el consejero de Salud de Cataluña, Boi Ruiz, un pilar fundamental a tener en cuenta por las autoridades sanitarias. Políticas transversales que giren en torno a la atención a los ciudadanos “y no a los equilibrios presupuestarios de los centros sanitarios. La gran preocupación de los consejeros es priorizar esto y no la preocupación de los ciudadanos”, ha lamentado. La ‘receta’ para salvaguadar el sistema sanitario pasaría para el consejero catalán por impulsar el papel de la Atención Primaria y su “interacción” (que “no coordinación”) con la Especializada, y “reestructurar la tecnología” con el objetivo añadido de “recuperar el poder adquisitivo de los profesionales”. Medidas que habrían de ser evaluadas comparativamente y que se apoyarían en un pacto político que en las últimas semanas ha empezado a andar en Cataluña.

 

 

Un SNS perdurable en el tiempo

También ha intervenido en la mesa Francisco Juan Ruiz, vocal del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), quien ha dibujado el escenario de la asistencia sanitaria en España para concluir, entre otras cuestiones, que el 53 por ciento de los hospitales son privados, de ahí que haya manifestado su sorpresa por la controversia que sufre en la actualidad la colaboración pública-privada.

Dualidad que, en su opinión, no debe centrar el foco de atención sino la importancia de “cambiar la gestión para que el Sistema Nacional de Salud sea perdurable en el tiempo”.

Protagonistas de la mesa de clausura de este IV Encuentro. De izquierda a derecha, Jesús Aguirre, senador por Córdoba, y presidente del Comité Organizador de la cita; Rafael Navas, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Córdoba; José María Pino, presidente de Sanitaria 2000, empresa organizadora del Encuentro; y César Antón, director general del Imserso.